“La esperanza cambió de manos”, dice Taboada ante miles en el Zócalo

Alberto-Cuenca.capital-cdmx.org
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Ante miles de personas que abarrotaron el Zócalo capitalino, Santiago Taboada dijo que la principal plaza pública del país hoy respira esperanza y futuro.

Destacó que como la abanderada presidencial del PAN, PRI y PRD  Xóchitl Gálvez “la esperanza cambió de manos”.

Este domingo, en medio de una Marea Rosa que también adquirió tonos amarillos, azules y rojos, el candidato opositor a la Jefatura de Gobierno agregó que esta es la última parada de un largo viaje que los llevará al triunfo en tan solo 15 días. 

Las cifras de la Secretaría de Seguridad Ciudadana daban cuenta de 95 simpatizantes de la oposición reunidos en el Zócalo. Los organizadores dijeron que era el doble de eso.

El sol de las 11 de la mañana calaba en esa multitud que tenía una exigencia máxima, una arenga principal.

“¡Fuera Morena, fuera Morena!”, gritaban en la Plaza de la Constitución y en calles aledañas como Madero, 20 de Noviembre y 5 de Mayo, ciudadanos de a pie y contingentes de candidatos a alcaldes o diputados. 

Ante ellos Taboada habló de una población que ya perdió el miedo a una 4T soberbia.

“Creyeron (en Morena) que los pésimos resultados de sus gobiernos no tendrían consecuencias. 

“Creyeron que la clase media no sabía marchar y aquí estamos, que las mujeres y que los jóvenes no tomarían las calles”, expresó.

Con el presidium del lado de la Catedral Metropolitana, el abanderado de la coalición VaXLaCDMX lamentó que el morenismo le dio la espalda a los trabajadores, a los comerciantes, a los empresarios, a los médicos, a las enfermeras, a los académicos y a las madres buscadoras.

“Prefirieron abrazar a los delincuentes que abrazar a las víctimas. 

“Polarizaron profundamente la ciudad en una lucha clasista emprendida por ellos”, acusó. 

Esa polarización, apuntó, se acentuó con insultos a quienes piensan, a quienes tienen aspiraciones. 

Banderas de la alianza opositora ondeaban rítmicas, ante las pausas dramáticas que hacía el candidato a jefe de gobierno. 

También ondeaban miles de banderas rosas que los comerciantes ambulantes ofrecían “de a 50 pesos, para defender la democracia”, decían.

Por un momento el panista Taboada sonó como aquel priista Luis Donaldo Colosio que en 1994 y en el Monumento a la Revolución pronunciaba un discurso encendido y crítico.

Ahora en la Plaza de la Constitución Taboada le dijo a las masas:

“Hoy veo una ciudad sometida por la extorsión, que vive a diario la injusticia, donde se respira el miedo, una ciudad paralizada por la negligencia.

“Pero también veo una ciudad que pide urgente un cambio con esperanza. No podemos quedarnos quietos. No podemos conformarnos”, expresó. 

Vitoreado, junto a la candidata presidencial Xóchitl Gálvez, el abanderado a jefe de Gobierno destacó que hoy llenaron el Zócalo miles de mexicanos con historias y agendas distintas.

El candidato opositor no pudo dejar de lado la mención de que a sus 38 años representa a una nueva generación, a la generación del cambio en la Ciudad de México.

“Yo me asumo como un aspiracionista, porque de mi familia aprendí que el trabajo y el esfuerzo son siempre bien recompensados”, subrayó

Agregó que el tiempo se agotó y por ello es momento de decidir de qué lado de la historia se quiere estar.

Llamó a la gente a salir los próximos 15 días por quienes  todavía no deciden qué hacer con su voto el 2 de junio. 

“Tenemos que llenar las urnas de votos, tenemos que desbordar esas urnas de votos para lograr que el gerente de Palacio se vaya por fin a su rancho a descansar”, dijo en medio de un enardecido aplauso cuando con esta frase hizo referencia a Andrés Manuel López Obrador.

“¡No lo duden, voltéense a ver, volteen a ver las calles! ¡les vamos a ganar!”, dijo Taboada a grito abierto en la recta final de su discurso.

Imprimir artículo Síguenos en Google News