La ciencia y el narco-estado

La reforma eléctrica podría acabar con el PRI

La ciencia y el narco-estado. México, o mejor dicho, su gobierno, es único en el mundo.

Ofrece abrazos, no balazos, para narcotraficantes, pero solicita órdenes de aprehensión en contra de académicos y científicos.

Aprehende y libera a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero ante la negativa del juez de otorgarle la orden de aprehensión en contra de académicos y científicos, solicita una segunda.

Un día, el presidente Andrés Manuel López Obrador baja de su camioneta para saludar a la madre y abuela de los Guzmán.

Pero luego acusa a los integrantes del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) de uso de recursos de procedencia ilícita.

Esto debe ser interpretado, literalmente, como el mundo al revés.

En México quienes aportan conocimientos son perseguidos; quienes trafican drogas y matan a civiles, son protegidos.

La Fiscalía General de la República (FGR) es un apéndice del gobierno, hace lo que le ordenan desde el Ejecutivo.

La FGR se dedica a perseguir a todos aquellos que no son afines a la falsamente llamada Cuarta Transformación.

La ciencia y el narco-estado

Ya no solo son perseguidos políticos opositores, ahora también académicos, científicos e investigadores que recibieron recursos públicos para hacer su trabajo.

Sin embargo, y precisamente por ser recursos públicos, no se les puede acusar de uso de recursos de procedencia ilícita.

Ante la segunda negativa del Poder Judicial para girar órdenes de aprehensión, la “independiente” FGR arremete nuevamente.

A través de un comunicado, advierte:

“Se volverá a solicitar la orden de aprehensión, explicando con toda claridad lo que se considera un hecho delictivo patrimonial imputable a dichas personas, así como las pruebas que lo acreditan”.

Inverosímil la obsesión del gobierno y de la Fiscalía por acabar con la ciencia “neoliberal”, diría María Elena Álvarez-Buylla, la infame directora del Conacyt.

A los 31 académicos, científicos e investigadores, la FGR los quiere meter a un penal de alta seguridad.

Pero actúa con singular pleitesía con líderes del narcotráfico, quienes pasean por territorio nacional con total impunidad.

No hay duda, este gobierno tiene un pacto con el narcotráfico y es enemigo de quienes no se rinden ante los dictados de la llamada Cuarta Transformación.

La complacencia del gobierno ha convertido a México en un narcoestado.


TE PUEDE INTERESAR: La CDMX llega a 50 mil decesos por Covid-19


 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.