Juan Orlando Hernández es declarado culpable por narcotráfico

El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (2014-2022), fue declarado culpable hoy por un jurado de Nueva York de los cargos de narcotráfico y posesión de armas, tras un juicio que se prolongó por poco más de dos semanas.

La decisión del jurado, que se tomó después de casi dos días de deliberaciones, convierte a Hernández en el mandatario latinoamericano de más alto rango en ser juzgado por narcotráfico desde el caso del panameño Manuel Antonio Noriega en 1992.

El Departamento de Justicia de EE.UU. había presentado tres cargos contra el exmandatario: conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, conspiración para poseer armas de fuego y dispositivos destructivos para el narcotráfico, y posesión de ese tipo de armamento durante la conspiración de narcotráfico.

El juez Kevin Castel, a cargo del caso, dictará la sentencia en una fecha posterior, y Hernández podría enfrentar varias cadenas perpetuas.

Hernández, quien escuchó el veredicto con semblante serio, no hizo comentarios durante la audiencia, pero al abandonar la sala se dirigió a sus cuñadas diciendo: «Soy inocente. Les quiero, díganselo al mundo».

El abogado del expresidente, Renato Stabile, calificó el veredicto como «duro», pero destacó que su cliente «está mentalmente fuerte».

En su defensa, Hernández negó todas las acusaciones y compareció durante el juicio, donde afirmó que fue él quien instó a su hermano, Tony Hernández, a presentarse ante las autoridades estadounidenses.

Además, señaló que solicitó al Ministerio Público hondureño investigar a su hermano.

El jurado retuvo los tres cargos presentados por la Fiscalía, aparentemente convencido por los testimonios presentados por varios testigos, en su mayoría narcotraficantes confesos.

La sentencia final, que podría conocerse en meses, podría significar cadena perpetua para el exmandatario, quien ha sido señalado por el Departamento de Justicia como responsable de operar Honduras como un narcoestado.

La noticia fue recibida con celebraciones por parte de medio centenar de hondureños que se encontraban a las afueras del tribunal, mientras que murales con fotografías de víctimas de la violencia en Honduras adornaban las veredas cercanas al edificio del Distrito Sur de Manhattan.

La vigilia organizada por familiares de las víctimas expresaba el deseo de justicia y la esperanza de que este juicio marque un hito en la lucha contra la impunidad en el país centroamericano.

Imprimir artículo Síguenos en Google News