En riesgo la alianza opositora en el Congreso

La reforma eléctrica podría acabar con el PRI

La alianza opositora en el Congreso está en riesgo.

El gobierno y Morena necesitan del PRI para sacar adelante la agenda legislativa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El PRI es pragmático y su lealtad una veleta. Llegado el momento preferirá acordar con el gobierno, aunque eso implique romper con la oposición.

Estará más interesado en su sobrevivencia política que en mantenerse al lado del PAN y el PRD, pues eso no le reditúa mucha ganancia.

López Obrador quiere tres reformas constitucionales: a la industria eléctrica, la electoral y la incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional.

En riesgo la alianza opositora en el Congreso

Para eso requiere las dos terceras partes de los votos de diputados y senadores, y se acercará a un partido que no tiene rumbo claro.

En ninguna de las dos Cámaras, Morena y sus aliados tienen los votos suficientes. Necesitan a la oposición y ya cortejan al PRI.

Los sufragios priistas bastarían para sacar adelante las reformas a la Constitución. El PRI se congraciaría con el Presidente.

Ganó en el reparto de comisiones

Las negociaciones para el reparto de Comisiones en San Lázaro beneficiaron al PRI. Morena le dio Gobernación y la de la Contaduría Mayor de Hacienda.

Tomando en cuenta que son dos de las más importantes, nada más le fue a un partido que solo ganó 11 de 300 distritos.

Consentir al viejo partido es parte de la estrategia del gobierno y de Morena para que voten a favor de las reformas del Presidente.

Saben que el PAN irá en contra. Pero para eso está el PRI que busca su sobrevivencia política.

¿Qué tan sólida es la alianza opositora en la Cámara de Diputados?

Pronto se sabrá, pero es posible que el tricolor la rompa en aras de una nueva, ahora con el gobierno y su partido.

Rubén Moreira hizo una buena negociación en el reparto de Comisiones, pero los costos serán altos.

Tendrá que alinearse a los designios del partido mayoritario. Si no lo hace, desde el gobierno le cobrarán la afrenta.

Adán Augusto López llegó a la Secretaría de Gobernación a hacer política, y desde Bucareli se puede meter fuerte la pierna.

Y eso se puede hacer por las buenas o por las malas. Los priistas lo saben y preferirán conciliar y mantenerse en el escenario político antes que desaparecer.


TE PUEDE INTERESAR: De la democracia entre las naciones

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.