El GobCDMX nos ve con signos de pesos, lamentan repartidores. Rechazan nuevo impuesto

Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Repartidores de comida por aplicación refutaron los dichos de la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, en el sentido de que el cobro de un nuevo impuesto de 2 por ciento no les impactará.

Dijeron que, así como está redactada la propuesta de ese impuesto en el Código Fiscal, sí serán objeto de esa tributación.

Lamentaron que habrá merma no sólo en sus ingresos sino también en su fuente de trabajo, pues con un impuesto extra -que se sumará al ISR- el cliente final ya no optará por pedir productos a domicilio.

En una conferencia de prensa, exigieron a la secretaria de Administración y Finanzas Luz Elena González que se reúna con ellos, así como lo ha hecho con las cúpulas empresariales.

Advirtieron que la próxima semana realizarán movilizaciones en el Congreso capitalino, cuando se espera que se apruebe el Código Fiscal con la adición del artículo 307 Ter.

CON SIGNOS DE PESOS

Víctor Kim, víctima de hecho de tránsito; Víctor Manuel Sánchez, del Sindicato de Conductores de Vehículos de Servicio; así como Saúl Gómez y Paola Ángel, de Ni Un Repartidor Menos, ofrecieron una conferencia en el Congreso de la Ciudad.

Ahí estuvieron acompañados de los diputados Royfid Torres, de Movimiento Ciudadano, y Gabriela Salido, del PAN.

Saúl Gómez recordó que durante el peor momento de la pandemia fueron los repartidores quienes mantuvieron a flote la industria restaurantera de la Ciudad.

Pese a ello, dijo, los repartidores son discriminados, no tienen garantizado el piso mínimo de derechos.

Aun así, son vistos con signos de pesos para cobrarles derecho de piso por trabajar.

“Vamos a buscar la manera de frenar esa locura y hacernos presentes afuera del Congreso, porque no vamos a permitir que nos pisoteen o nos vean con signos de pesos”, expuso.

Lamentó que 57 repartidores han fallecido en este año y esas tragedias son reflejo de la precariedad laboral en la que se encuentra el sector.

Saúl Gómez agregó que después de que Morena imponga su mayoría para aprobar ese impuesto, el colectivo Ni Un Repartidor Menos seguirá con sus protestas.

Lo harán en el Ángel de la Independencia a partir del 16 de diciembre y también en el Zócalo capitalino, porque anunció que llevarán “57 recuerditos” a la oficina de la Jefa de Gobierno.

EL IMPACTO

Víctor Manuel Sánchez, del Sindicato de Conductores de Vehículos de Servicio, explicó parte del impacto negativo que tendrá para ellos el cobro de ese 2 por ciento.

Estimó que a partir del próximo año la aplicación digital para la que trabajen les impondrá un nuevo margen legal.

En ese margen se les obligará a decidir por dos opciones, el de acepto o no acepto trabajar con la nueva tributación.

“Decir ´no acepto´ significará dejar de trabajar”, explicó.

El diputado Royfid Torres acusó la incertidumbre generada por la redacción del artículo 307 Ter del Código Fiscal.

Ejemplificó el impacto para los repartidores con un pedido que pueda costar 80 pesos.

De ese monto, 20 pesos son para el repartidor y 60 pesos para la aplicación digital.

El problema, dijo, es que así como viene la propuesta en el Código Fiscal no queda claro si el producto costará 82 pesos a partir de 2022 o si la ganancia del repartidor será ahora de solo 18 pesos.

EL ARTICULO 307 TER

El plan de cobrar impuesto a los repartidores de paquetería, alimentos, víveres o cualquier tipo de mercancía está considerado en un nuevo artículo 307 TER del Código Fiscal.

A ellos se les impondrá una contribución mensual de dos por ciento respecto al cobro total antes de impuestos y por cada entrega realizada.

Así como está redactada esa reforma al Código, el cobro de dos por ciento no sólo es para la empresa o persona moral que opere la plataforma digital administradora de los envíos.

También incluye a las personas físicas que utilicen esa plataforma y que actúen como intermediarias, promotoras o facilitadoras.

VÍCTIMA POR PARTIDA DOBLE

En la conferencia, Víctor Kim narró su caso como víctima de un hecho de tránsito.

El 13 de diciembre de 2020 fue atropellado por una ambulancia que circulaba en sentido contrario en el cruce de las calles de Moras y San Lorenzo en la colonia del Valle.

Repartidor de Uber, Víctor perdió el conocimiento al ser arrollado por la ambulancia.

Despertó en el hospital cinco días después, ya con el pie izquierdo amputado.

Sin seguro social ni de gastos médicos, de su bolsa tuvo que pagar curaciones y medicinas.

Cuando despertó se enteró que el conductor de la ambulancia que lo atropelló salió libre el mismo día del accidente.

El Ministerio Público dejó libre al conductor porque no hubo una denuncia de por medio.

Pero Víctor Kim no pudo interponer en ese momento la denuncia porque estaba inconsciente en una cama de hospital.

A casi un año del accidente, Víctor sigue con su empleo como repartidor de comida.

Pero ya no lo hace a bordo de un vehículo, sino caminando.

Como tarda más en repartir el pedido también recibe menos ganancia.

Con el impuesto de 2 por ciento que planea imponer el gobierno de la Ciudad sus expectativas de ingresos se desploman, al igual que sus esperanzas de justicia.

SHEINBAUM INSISTE

Por la mañana, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum insistió en que el cobro de 2 por ciento nada tiene que ver con los trabajadores de las aplicaciones digitales ni con cobros al usuario final.

Dijo que la secretaria de Finanzas Luz Elena González ya se reunió con la mayoría de las cámaras empresariales de la Ciudad y “están totalmente de acuerdo” en la nueva tributación.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.