Detrás del sexenio más peligroso

Presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia

El actual sexenio gobernado por el presidente Andrés Manuel López Obrador rebasó cifras históricas, pasando por encima los homicidios dolosos registrados en el mismo periodo bajo la administración de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. 

López Obrador implementó una estrategia diferenciadora ante las gobernaturas anteriores, optando por la negociación por encima de un contraataque violento hacia las fuerzas del crimen organizado. 

Sin embargo, los 123,435 homicidios contabilizados en lo que va de la actual gobernatura, no reflejan resultados positivos. 

Los números en crecimiento 

A 43 meses del inicio de su mandato, el actual presidente superó el promedio de asesinatos del gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN), el cual llevaba el conteo más alto con 74,737 casos en el mismo lapso. 

Esta información fue presentada por la firma de búsqueda TResearch International con datos recolectados del Inegi, el Secretariado y reportes diarios de Seguridad. 

Desde Carlos Salinas de Gortari hasta EPN, en el reporte titulado “La Guerra en Números”, se posicionó al actual sexenio por encima de sus predecesores. 

De esta forma, la distribución posiciona a López Obrador y a EPN en primer y segundo lugar respectivamente, seguido de Felipe Calderón con 53,319 casos. 

La empresa proyecta que la cifra alcanzará a las 211,428 víctimas para el final del sexenio, superando a EPN por más de 55,362. 

Detrás del sexenio más peligroso: Buscando culpables 

El presidente reconoció este miércoles el aumento en casos de homicidios violentos en marco de los enfrentamientos ocurridos en Chiapas y Estado de México. 

A favor de brindar una respuesta ante los hechos, aseguró que este fenómeno se debe a las bandas de delincuencia organizada “sembradas” desde el periodo neoliberal. 

Asimismo, continuó manteniéndose firme ante la hipótesis de que el 75% de los casos tienen que ver con enfrentamientos entre grupos delictivos. 

Ante la situación, el mandatario recalcó que continuará con su política enfocada en la prevención de las causas que originan la violencia. 

Un problema de estrategia 

Bajo el lema de “abrazos, no balazos”, la estrategia del dirigente mexicano planteada desde su campaña electoral, buscaba regresar la seguridad en el país. 

Sin embargo, el abrupto cambio estratégico ante este persistente fenómeno parece no ser suficiente para frenarlo. 

El investigador de la UNAM, Javier Oliva Posada aseguró que la estrategia de seguridad del gobierno actual no resulta efectiva.  

Oliva refirió que el error del gobierno actual fue el desmantelamiento de la Policía Federal para comenzar un esquema de seguridad desde cero con la Guardia Nacional.  

Además, la creación de la nueva célula disminuyó esfuerzos con respecto a la lucha contra el crimen organizado. 

Esto debido a que fue dividida para combatir el tráfico ilegal de inmigrantes en las fronteras del país.  

Factores que promueven la violencia en México  

Este fenómeno que parece irreversible se fortalece constantemente por distintos factores. 

Uno de estos es el comercio ilegal de armas de fuego proveniente de Estados Unidos. 

La BBC aseguro que el 70% de los homicidios se cometieron con este tipo de armas.  

Debido a lo anterior, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, mantuvo en 2019 un encuentro con el secretario de Estado, Mike Pompeo. 

En esta reunión, las partes abordaron el tema del ingreso de armas al país.  

Ebrard informó el acuerdo entre las partes que involucraba operativos en ambos territorios para evitar el paso de armas a México.   

Sin embargo, López Obrador denunció que, en cinco años, el Congreso estadounidense no ha aprobado los 4,000 millones de dólares del presupuesto para el combate de este problema. 

“Y entiendo las circunstancias, pero, en muy pocos días, aprobaron 35,000 millones de dólares para la compra de armas a Ucrania”, dijo en conferencia.  

En ese mismo año, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reporto un incremento del 63% en el uso de rifles automáticos y un 120% en armas de asalto. 

Otra de las explicaciones de este tipo de manifestaciones de violencia se debe a la consolidación y ampliación de las redes de narcotráfico y grupos de delincuencia organizada.  

El presidente de México ha reiterado en varias ocasiones que estas expresiones de violencia son consecuencia de la declaración de guerra contra el narcotráfico del gobierno de Felipe Calderón. 

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días