Decoran con “embolsados” estación de Cablebús

Decoran con “embolsados” estación de Cablebús
Foto: Twitter / @nicteGF

Los adornos fueron retirados luego de que usuarios en redes sociales denunciaran la cuestionable acción. 

“No me parece la idea más brillante”, escribió una usuaria de la estación Campos Revolución del Cablebús en su cuenta de Twitter. 

A su mensaje, adjuntó una foto que dejaba ver la ventanilla de una de las oficinas enmarcada con una bolsa que simulaba contener los restos de una mujer de un lado y una persona colgada y envuelta en plástico negro, del otro. 

Las respuestas al hilo ante la dinámica realizada horas atrás por los trabajadores de la estación de la Línea 1 dieron la razón a la joven. 

Y rápidamente, la conversación viró contra la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México) (SEMOVI-CDMX). 

El acto se mostraba como una apología a los actuares del crimen organizado para los usuarios de la red. 

Fue así que, varios comentarios de indignación llamaron la atención de la cuenta oficial del transporte aéreo. 

“Informamos que esta intervención no fue autorizada por lo que se solicitó su retiro de inmediato.  

“Ofrecemos una sentida disculpa”, respondieron ante la llamada de atención. 

Los embolsados 

Uno de los métodos para el deshecho de cadáveres más utilizados por los perpetradores de la máxima expresión de violencia es el de embolsar los cuerpos. 

Una opción coherente no sólo con el ritmo de asesinatos diarios en México, sino también con la naturaleza de los mismos. 

Durante conferencia de prensa, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, ha reiterado sobre cambios prometedores en materia de incidencia delictiva. 

Presentando una constante tendencia a la baja en crímenes tales como el homicidio doloso y el feminicidio. 

Sin embargo, la violencia que experimenta la sociedad mexicana ha sobrepasado los límites, manteniendo a sus habitantes dentro de una constante percepción de inseguridad desde 2008. 

Colgados, embolsados y ensabanados han ambientado las calles de la república desde los inicios de la guerra contra el narcotráfico. 

Situación que ha expuesto a sus habitantes a escenarios terroríficos cada vez más habituales y normalizados dentro de la cultura. 

Y aunque cárteles con presencia importante han propuesto a sus rivales la abstención accionaria contra civiles, un promedio de 85 homicidios diarios prueba una iniciativa sin efecto. 

Lo cual refleja un problema que no sólo se presume desbordado a la actual administración, sino que ha escapado de las manos de sus protagonistas. 

Por ello, la ciudadanía exige que al hablar de estas atávicas expresiones se prescinda de bromas, por lo menos, hasta que sus rescoldos dejen de llegar a casas ajenas.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.