Claudia Sheinbaum ya se fue de la CDMX

Claudia Sheinbaum ya se fue de la CDMX
Luis Eduardo Velázquez Director del diario y semanario digital Capital CDMX

Claudia Sheinbaum ya se fue de la Ciudad de México (CDMX). El jefe de Gobierno de facto es Martí Batres.

Batres es un político experimentado en la vida política, partidista, administrativa y legislativa. Sus 35 años en la oposición y el poder lo hacen un personaje completo.

Ya hemos señalado sus defectos como el ser del ala radical.

Pero en el arranque de su gestión ha dejado claro que leyó bien el mensaje en las urnas el 6 de junio de 2021.

En Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador, entendió también de forma clara el mensaje que mandó el electorado capitalino.

En la CDMX la ciudadanía ya está harta de los gobiernos de la izquierda partidista PRD y Morena.

Son 24 años de desgaste los que enfrentarán en las elecciones de 2024.

Claudia Sheinbaum, por su derrota estrepitosa en las elecciones de 2021, quedó eliminada del juego en la CDMX y por eso López Obrador dio un golpe de timón.

Claudia Sheinbaum ya se fue de la CDMX 

Ahora vamos a los hechos. Desde que Batres apareció en escena ha tomado las riendas de la gobernanza en la capital del país.

De inmediato se sentó con los alcaldes progresistas, una de ellas la más polémica, Sandra Cuevas, por ser hechura de Ricardo Monreal.

Y también instaló el cabildo para atender los asuntos delicados que han hecho desastroso el gobierno de Sheinbaum en sus casi primeros tres años.

Batres ya mandó iniciativas al Congreso CDMX y tomó a los vecinos por los cuernos que están enojados por la visión de Sheinbaum del desarrollo urbano y el ordenamiento territorial.

Sheinbaum, quien sólo administró la regencia de la CDMX, ha sido obsequiosa con los inmobiliarios, uno de los poderes fácticos más sólidos en la capital de México.

El secretario de Gobierno también mandó un mensaje de calma en torno al desaseo que hay en el ejercicio del presupuesto participativo de 2020 y 2021.

Por ello, Claudia Sheinbaum ya se fue de la CDMX, porque en primer lugar deben ponerla donde no estorbe y en segundo lugar debe concentrarse de lleno en retomar su popularidad, si es que algún día la tuvo.

Eso explica por qué su vocero no es un comunicador social y sí un propagandista, porque la tarea de Sheinbaum ya no es gobernar sino hacer campaña.

Batres por el contrario tiene en sus filas a Jorge Aguilera, quien sí es experto en el manejo de la comunicación política y conoce la CDMX.

Sheinbaum se va de campaña 

Sheinbaum va directo ahora por reencontrarse con la ciudadania y por eso en la semana sale a placearse y presumir supuestos logros.

Ella ya está en campaña y su primera aduana debe ser la revocación del mandato, que aunque está legislado de forma escueta en la Ley de Participación Ciudadana es probable que se realice en 2022.

Ahí hay dos supuestos que le pueden favorecer a la ex Jefa de Gobierno.

En el primer caso si gana la consulta y permanece en el cargo se fortalecerá al 2024, pero si pierde también tiene el pretexto de decir que fue la derecha golpista la que la echó a la calle.

De esa forma, intentará replicar el modelo de AMLO en el desafuero para ir como mártir a su contienda presidencial frente a Marcelo Ebrard y demás «corcholatas».

Claudia Sheinbaum no entendió el mensaje del 6 de junio.

Por eso va en un juego donde cada vez pierde más piezas, y la hacen creer que va arropada. La realidad es que está sola.

Y por ello, Claudia Sheinbaum ya se fue de la CDMX.

NOCAUT. La UNACDMX, integrada por alcaldes y alcaldesas progresistas, se está confirmando como un contrapeso real.

Lo hicieron al abrirse de lleno con las cámaras empresariales para dar certeza y reactivar la economía en la CDMX.

La ciudad está colapsada y sigue cayendo en generación de empleos. !Abrazos, no periodicazos!


TE PUEDE INTERESAR: Gobierno de México politiza la salud pública


 

Síguenos en Google News

Director del diario y semanario digital Capital CDMX
¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.