AMLO, por una reforma electoral a modo

La reforma eléctrica podría acabar con el PRI

AMLO, por una reforma electoral a modo. La reforma electoral que pretenden el presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena, buscará no sólo cambiar consejeros y magistrados electorales, también difuminar a la oposición.

En Palacio Nacional quieren sólo un partido dominante a las órdenes del poder presidencial.

El rencor del mandatario en contra de esas dos instituciones viene de 2006, cuando, dice, le robaron la Presidencia. 

Desde ese momento, el INE y el TEPJF, que confirmaron el triunfo del panista Felipe Calderón, a quien también encasilló como su enemigo.

Ahora con el poder presidencial en sus manos, López Obrador quiere autoridades electorales a modo para manipularlas a conveniencia de su movimiento.

¿Cuál es el verdadero interés del tabasqueño? 

Pueden ser dos: uno, apoyo para una eventual extensión de mandato, y dos, que su candidata no tenga problemas para alcanzar el triunfo en 2024.

No es verdad que López Obrador quiera autoridades electorales democráticas. Su anhelo es manejar a su antojo la elección e imponer a su sucesor(a).

Al más puro estilo de los regímenes autoritarios concentra el poder, por eso quiere deshacerse de los organismos autónomos, desprecia los contrapesos y quiere eliminarlos.

AMLO, por una reforma electoral a modo

La nueva conformación de la Cámara de Diputados ocasionará más choques y confrontaciones, promovidas desde Palacio Nacional.

Tendrá que negociar para sacar adelante reformas constitucionales. Una de ellas es la electoral. 

Para remover a los consejeros y magistrados requiere las dos terceras partes de los votos en las Cámaras de Diputados y Senadores. No lo tiene.

Continuará denostándolos desde Palacio Nacional con el coro de zalameros que sólo repiten en el Congreso y en espacios públicos lo que él dice.

La polarización en el país continuará. Es un personaje caprichoso y si no se hacen las cosas como dice y quiere ataca a personas e instituciones.

Va por los órganos electorales con una reforma a modo que, sin embargo, no pasará la aduana del Congreso y si no lo hace la adaptarla a lo posible y negocia con la oposición.

Si se niega, esa propuesta que enviará nacerá muerta, lo cual se convertiría en una derrota dolorosa para el Presidente.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.