Acusan a Fabiola Poblano de usurpar representación de pueblos y barrios

Alberto-Cuenca.capital-cdmx.org
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

El pasado sábado 16 de diciembre al mediodía, un grupo de personas que dijeron ser autoridades tradicionales de pueblos y barrios de la CDMX se presentó frente al Museo Cuartel Zapatista de San Pablo Oztotepec, en la alcaldía Milpa Alta.

Al grupo lo encabezaban la ex presidenta del Consejo de Pueblos y Barrios Originarios del DF, Adriana Fabiola Poblano Ramos y Felipe Caldiño, habitante del pueblo San Salvador Cuauhtenco.

Su intención era realizar una asamblea para instalar el Órgano de Implementación de los Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México, un ente autónomo cuya creación está fundamentada en el artículo 59 de la Constitución local.

La presencia de la ex funcionaria del gobierno mancerista devino en un altercado verbal entre el grupo encabezado por Poblano y habitantes de diversos pueblos de Milpa Alta.

Estos últimos acusaron que dicha asamblea era a todas luces ilegal, plagada de vicios desde la convocatoria misma pues no fue hecha pública de manera debida y carecía del protocolo legal para hacerla válida.

A Poblano le dijeron que nadie la había nombrado como representante de los pueblos, menos para hacer una convocatoria de esa naturaleza, ya que para eso se necesita del mandato de asamblea de cada comunidad.

DISCORDIA

Lo que ocurrió ese día también deja ver que la creación del Órgano de Implementación de los Pueblos y Barrios Originarios será motivo de controversia y tensión en esas comunidades para los meses por venir.

Desde que en febrero de 2017 se promulgó la Constitución de la Ciudad no se ha cumplido el mandato para crear el Órgano de Implementación.

Lo que dice el artículo 59 es que dicho ente se constituirá como un organismo público con personalidad jurídica y patrimonio propio, para cumplir con las disposiciones que se establecen en la misma Constitución en favor los pueblos, barrios originarios y comunidades indígenas residentes de la Ciudad.

Concurrirán a este organismo los representantes de los pueblos a través de un Consejo que hoy tampoco existe y cuya función será la implementación de las políticas para garantizar el ejercicio de su autonomía.

Se encargará además del diseño de las políticas públicas con respecto a las comunidades indígenas residentes y población indígena en general.

Sus funciones y operación se determinarán en su ley orgánica, la cual tampoco se ha creado.

Para los pobladores que se opusieron a la asamblea convocada por Fabiola Poblano resulta gravísimo el intento por usurpar y apropiarse del Órgano de Implementación.

Esto porque desde ahí pretenderán controlar todas las políticas públicas relacionadas con los pueblos y barrios originarios de la Ciudad, incluyendo temas de partidas presupuestales e incluso candidaturas para cargos públicos.

REPRESENTACIÓN REAL

El sábado 16 de diciembre un grupo de comuneros de la Comunidad Agraria e Indígena Nahua de Milpa Alta llegó a impedir la asamblea convocada por Poblano.

A esos comuneros los encabezaban Pablo Medina, Miembro del Consejo Comunal y Poblacional de San Pablo Oztotepec y Albino Torres Solís, Representante Comunal Auxiliar de Santa Ana Tlacotenco.

Tanto Pablo Medina como Albino Torres acreditaron su personalidad representativa para contradecir lo que la ex funcionaria mancerista y su grupo alegaban: que los opositores no tenían la representación real de los pueblos y que obedecían a intereses ajenos.

En una página de Facebook denominada “Pueblos Originarios CDMX” se publicó una relatoría favorable a Poblano y a su grupo.

En dicha publicación se calificó a los comuneros como “un grupo siniestro opositor” y “provocadores mandados por el oficialismo” para “frustrar la integración de esta importante organización”.

En esa publicación de Facebook se identificó a Fabiola Poblano como “representante de Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad”, quien junto con una veintena de representes de otras comunidades como Tlatelolco y Cuajimalpa lograron la instalación del Organismo de Implementación.

CONFRONTACIÓN

En lo único que ambas partes coincidieron fue en referir que el sábado 16 y luego de un primer diálogo, se registró una confrontación verbal que creció a nivel de insultos.

Eso ocurrió porque el grupo de Fabiola Poblano intentó ingresar al Museo Zapatista para realizar ahí su asamblea, pero los comuneros lo impidieron al insistir que no se existía el permiso de la población.

Los comuneros lograron que la asamblea no se realizara ahí, aunque la ex funcionaria llevó a los suyos al atrio de la iglesia de San Pablo Oztotepec y en ese lugar celebraron triunfantes la creación del Órgano de Implementación.

DECLARATORIA

En el atrio emitieron una Declaración pública para decir que representantes acreditados, autoridades tradicionales que mostraron sus actas de asamblea y los documentos jurídicos que los avalan, integraron dicho ente.

Argumentaron que este organismos autónomo fue convocado públicamente y cuenta con fundamentos de derecho consuetudinario, positivo y con el marco constitucional vigente. 

Según ellos, después de varias horas donde se dio la palabra a cada una de las representaciones que asistieron, se leyó el Acta de Instalación, la cual quedó aprobada por unanimidad.

Además, se formaron comisiones temporales de trabajo, para que en 2024 se convoque a la Sesión donde se va aprobará el plan de trabajo, los programas y metas de ese organismo autónomo.

Se exhortó a los participantes para que informen en sus pueblos, comunidades y barrios sobre la importancia del Órgano Autónomo de Implementación.

En la Declaratoria pública se manifestó que ninguna representación, autoridad tradicional, pueblo o barrio podrá estar sobre otra, y muchos menos un grupo de algún pueblo o asociación alguna podrá estar por encima del sujeto de derecho constitucional.

RECHAZO

Luego de estos hechos, los comuneros y originarios de la Comunidad Agraria e Indígena Nahua de Milpa Alta emitieron un pronunciamiento.

Rechazaron y desconocieron la supuesta asamblea que encabezó Fabiola Poblano, así como la creación del Órgano de Implementación.

Repudiaron la presencia de Felipe Caldiño en tierra comunal milpaltense. Lo calificaron como una persona non grata para la comunidad, por intentar el despojo  de casi 7 mil hectáreas de territorio perteneciente a San Pablo Oztotepec para adjudicarlo a San Salvador Cuauhtenco.

También dijeron que ese personaje lidera y asesora jurídicamente los asentamientos irregulares de Milpa Alta, en perjuicio de la comunidad agraria y del suelo de conservación.

Dijeron que llevarían el tema a la Asamblea Permanente de los Pueblos de Milpa Alta para que se decida en plenaria las acciones jurídicas, sociales e informativas a seguir. 

“Que no quepa duda que nos ampararemos y que nadie puede venir a burlarse de los pueblos originarios de Milpa Alta”, advirtieron.

Finalmente, hicieron un llamado a las instituciones de gobierno para que no se dejen sorprender por ese grupo que encabeza Fabiola Poblano.

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días