Absuelven a ex alcalde de Iguala por la masacre en Ayotzinapa

Juez absuelve a ex gobernador de iguala por su responsabilidad en el caso Ayotzinapa tras investigaciones que derrocan a la Verdad Histórica

El juzgado consideró que no se cuenta con pruebas contundentes para señalar al ex funcionario de haber fungido como orquestador del crimen en Ayotzinapa. 

Hace unas horas, un juzgado en Matamoros absolvió a José Luis Abarca Velázquez, ex alcalde de Iguala, de responsabilidades respecto a la desaparición de los 43 estudiantes. 

Luego de ser detenido el cuatro de noviembre de 2014, Abarca fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social 1 o “La Cárcel del Altiplano”. 

Ya que se le inculpó de los delitos de homicidio, secuestro y crimen organizado cometidos la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de ese mismo año. 

Así, junto con su esposa, María de los Ángeles Pineda, el guerrerense fue señalado como principal orquestador de la masacre cometida contra los normalistas. 

Sin embargo, a casi ocho años del fallo, la realidad del caso Ayotzinapa desdibuja rostros a la par del hallazgo de nuevos protagonistas. 

De esta forma, el juez tamaulipeco se consideró falto de pruebas para procesar culpable al imputado. 

Y aunque el dictamen no refiere su inocencia, transforma la concepción que se tenía del caso. 

“El día de hoy, el juzgado le dictó sentencia absolutoria y nos notificó. Porque no había pruebas y había sido acusado injustamente”, señaló su abogado. 

Forjando una nueva Verdad para Ayotzinapa

Abarca había sido identificado como “A1” en los mensajes que detonaron su proceso judicial, siendo éste quién dio la orden a cabecillas del grupo delictivo Guerreros Unidos para secuestrar y desaparecer a las víctimas. 

Desde su captura, el entonces dirigente de Iguala permanece a la espera de una resolución en el penal ubicado en el Estado de México.

El pasado 18 de Agosto Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos y Población de la Secretaría de Gobernación, mostró los frutos de la investigación que inició hace cuatro años.

Esto, a pesar de las 26 personas ejecutadas o fallecidas que fungían como piezas clave para esbozar una nueva realidad.

La Verdad Histórica continúa moldeándose a manos de las investigaciones de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa.

Quienes, a voz de pecho, declamaron encontrar sangre en los altos mandos, dictaminando que, tal como se escuchaba en cada protesta, fue un crimen de Estado. 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.