Violencia en México continúa en máximo histórico

Rosa Icela Rodríguez y el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia matutina presentan un decremento en la incidencia de delitos con violencia
Foto: Gobierno de México

La mutación del fenómeno de violencia en el país exige una nueva forma de interpretar la estadística con respecto a sus expresiones.  

Durante la conferencia mañanera celebrada el 20 de julio, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, presumió una disminución considerable en delitos graves, tales como feminicidio y homicidio doloso.  

El organismo tomó los datos que comprenden los crímenes registrados de enero a junio desde 2018 hasta 2022 para realizar el trabajo comparativo.  

Los resultados avisaron un panorama favorable: una tendencia a la baja en, por lo menos, dos de los delitos más peligrosos y comunes en México.  

De esta forma, periódicos y distintos medios de comunicación difundieron la noticia que Rodríguez presentó con orgullo.  

Sin embargo, los datos duros obtenidos por el gobierno federal parecen no asemejarse a la realidad de las y los habitantes. 

Percepción de inseguridad en México 

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública del INEGI, más de la mitad de la población refiere no sentirse a salvo en los lugares en donde reside. 

“Los datos representan un aumento en la sensación de inseguridad con respecto a las cifras de marzo, que reflejaban un 66.2 por ciento”, aseguró Capital CDMX con respecto a la investigación. 

Y es que las expresiones de violencia en el país se han modificado y, por lo tanto, una respuesta unidimensional no define a la situación actual. 

La transformación en las expresiones violencia

El reporte semestral de incidencia delictiva del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) expuso información que busca matizar a los comunicados del gobierno de la república.  

Francisco Rivas, director del ONC, imperó en su discurso que la disminución (-9.86%) en el delito de homicidio doloso no representa un cambio palpable para la seguridad de las y los mexicanos.  

Ya que, si bien la reducción es significativa, estamos lejos de obtener resultados contundentes.  

“No olvidemos que el país aún presenta cifras históricas de este tipo de delitos”, aseguró Rivas.  

Por otro lado, la estructura de los homicidios se ha alejado de la acción individual.  

La delincuencia organizada cumple un papel importante dentro de este tipo de crímenes y su incidencia comienza a ser visible a través del aumento en las carpetas por homicidios múltiples.  

De acuerdo con el reporte presentado por la organización, en este primer semestre existieron al menos 2,462 víctimas de multihomicidios. 

Ante los números, Rivas adjudica el crecimiento a las acciones de la delincuencia organizada.  

Así, las estrategias gubernamentales que comprenden un aumento en la militarización del país, incrementan, a su vez, la violación de los derechos humanos.

Imprimir artículo Síguenos en Google News