SEP de mal a peor

SHCP obligada a garantizar recursos al INE

SEP. Esta semana el presidente Andrés Manuel López Obrador designó a Leticia Ramírez como Secretaria de Educación Pública, en sustitución de Delfina Gómez, quien tras su gris y efímero paso por la dependencia, buscará gobernar el Estado de México.

Una vez más, el nombramiento en una dependencia de tal relevancia como la que ejecuta la política educativa del país, queda en manos de una persona sin experiencia; pero con obediencia ciega al jefe del Ejecutivo.

La SEP va de mal a peor, y con este nombramiento se demuestra que poco o nada le importa a este gobierno la educación de las generaciones futuras; por el contrario, busca imponer la ideología por encima de valores y competencias.

Atrás quedan enormes fracasos y escándalos como La Escuela es Nuestra y Escuelas de Tiempo Completo, cuya falta de reglas de operación claras, demuestran que son programas que más allá de buscar una educación de calidad, tienen la encomienda de ideologizar y acrecentar clientelas políticas.

La política educativa de la autodenominada 4T no ha sido ajena a la improvisación y dispendio de recursos públicos para que, a través de la entrega directa de apoyos económicos, se mantenga la base electoral del partido del presidente.

Otra polémica durante la administración de Delfina Gómez como titular de la SEP, es cuando el director de Materiales Educativos de la dependencia, Marx Arriaga, a quien se responsabiliza del despido del Ministro de Asuntos Culturales de la Embajada de México en España, Jorge F. Fernández.

SEP de mal a peor

El mismo Arriaga, que es el autor de la introducción de los nuevos planes y programas, responsable directo de los mismos, es quien generó el disgusto y críticas de escritores e intelectuales cuando declaró que “leer por goce es un acto individualista”.

Y para cerrar con broche de oro, antes de abandonar el cargo, Delfina Gómez aprovechó para pronunciar un discurso de precampaña, en el marco de la presentación de estos nuevos planes y programas de estudio, mismos que además; se elaboraron sin la participación de expertos en la materia.

Contrario a mejorar la calidad educativa, en dichos planes destaca la ideología por encima de la pedagogía. Se exalta el nacionalismo y los valores de la llamada 4T, y se deja de lado las habilidades y herramientas que permitan a la niñez mexicana una formación académica adecuada.

Ahora, la responsable de ejecutar la política educativa del país será Leticia Ramírez, cuya experiencia en el sector es haber sido, hace 20 años, maestra de primaria frente a grupo y dirigente sindical en la ciudad de México. Tiempo al tiempo.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.