Riesgo por caída de vacunación infantil en México

Caída de vacunación infantil
Foto: Unicef

La caída del índice de vacunación infantil en México se presenta como un factor de riesgo para el resurgimiento de enfermedades previamente controladas. 

En México, sólo el 27.5 por ciento de las y los menores de un año (tres de cada 10) cuentan con un cuadro completo de vacunación. 

Estos datos obtenidos por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición Continua (ENSANUT) en 2021 demuestra un riesgo para la población. 

Un nivel bajo de vacunación representa un problema pluridimensional si se contemplan sus repercusiones. 

Así, no sólo pone en peligro la supervivencia de los afectados directos, sino que el resto de habitantes estarán expuestos a que resurjan más brotes. 

Esta situación llamó la atención de, Nancy Ramírez, directora de Incidencia Política y Temas Globales de Save The Children y de otras 70 Organizaciones No Gubernamentales. 

Por lo que, dijo a El Heraldo, han propuesto al Gobierno mexicano implementar un cambio en la estrategia con el fin de cubrir el enjuto esquema de vacunación de las infancias mexicanas.

Una caída que puede combatirse

La salud pública del país puede presumirse como una de las mejores en el mundo. 

Sin embargo, la promoción ha sido descuidada, resultando en un riesgo importante a pesar del crecimiento del 9 por ciento de 2018 a 2021. 

Según el comunicado emitido la semana pasada por las ONG’s, el confinamiento por la pandemia de COVID-19 desbocó en que una parte importante de la población no continuara con los esquemas. 

Esto, debido a que las personas priorizaron el combate de la pandemia en la cual aún nos encontramos sumergidos a expensas de las epidemias rezagadas. 

Falta de insumos y personal de salud

Por otro lado, la falta de insumos y de personal en centros de salud, agudizan la situación. 

Además de representar riesgos para la población mexicana, este problema influye directamente en la administración de recursos económicos. 

Ya que, de acuerdo con la OMS, la inmunización puede disminuir incluso un 75 por ciento los gastos en materia de salud pública. 

El control del problema representa una gran labor estratégica para el Gobierno de México. 

No obstante, el trabajo social es imperante en este tipo de fenómenos. 

En consecuencia, Ramírez hizo un llamado de apoyo a la población para combatirlo: 

“(…) queremos hacer el llamado a la sociedad mexicana a que en corresponsabilidad se aseguren de revisar las cartillas de vacunación de sus hijas e hijos y de sus familiares. 

“Porque hay vacunas para todas las edades y que efectivamente acudamos a las unidades de salud y hagamos una exigencia de que las vacunas estén disponibles”.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.