La trata opera a través de Free Fire

Free Fire: Los criminales han encontrado un sitio idóneo para escoger a sus víctimas. Un lugar de anonimato y limbos legales.
Foto: Capital 21

Free Fire: Los criminales han encontrado un sitio idóneo para escoger a sus víctimas. Un lugar de anonimato y limbos legales. 

Frente a un negocio sobre la avenida Río de Los Remedios, dentro de ciudad Nezahualcóyotl, hallaron a Angélica. 

Los elementos de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) del Estado de México (EdoMex) a cargo del operativo interrogaron a la hasta entonces desaparecida, quien aseguró haberse ido por voluntad propia. 

Según testimonios de la madre, Angélica comenzó a mantener contacto con un usuario del videojuego Free Fire.

Durante las partidas, el sujeto, no identificado en ese momento, se comunicaba con Angélica mediante el uso groserías y amenazas. 

Sin embargo, la relación entre ambos se fortalecía a medida que las sesiones de juego se llevaban a cabo y, con ello, la confianza que la menor disponía sobre su compañero. 

El pasado 10 de julio, la menor de 12 años fue reportada como desaparecida por sus familiares.

En búsqueda de Angélica

De la mano con tal acción, se comenzaron a movilizar los fotovolantes a través de redes sociales y medios físicos luego de que se activase la Alerta Amber. 

Así, los trabajos de investigación rindieron sus primeros frutos al obtener las grabaciones de las calles aledañas. 

Las cámaras de seguridad captaron a la víctima dirigiéndose a un coche color blanco que se encontraba estacionado. 

De éste descendió uno de los dos sujetos a bordo del mismo, con quien Angélica cruzó unas palabras para, posteriormente, subirse al auto.

En marco del contexto que se vive en México, el caso preocupó al país entero.  

Luego de tres días de búsqueda exhaustiva, la FGJ encontró a Angélica Giovanna López frente a un negocio ubicado a 20 kilómetros de Ecatepec, lugar en donde desapareció. 

Durante los tres días de búsqueda, la pequeña fue víctima de abuso sexual y amenazas por parte de los captores que habían permanecido prófugos hasta el 25 de agosto. 

Ya que, durante la sección de Cero Impunidad presentada este mañana, Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública, aseguró la captura de un joven de 19 años. 

Se trata de Luis Eduardo “N”, investigado por su probable participación en el delito de abuso sexual contra la menor desaparecida en EdoMex. 

Esta no es la primera vez que el crimen opera a través del videojuego. 

Reclutando Halcones en Oaxaca con Free Fire 

Hace dos años, otro menor jugaba Free Fire, pero esta vez, ubicado en la comunidad de Tlacolula de Matamoros, en Oaxaca. 

El primero de agosto del 2020, el juego lo hizo entablar una amistad con Rafael. 

De esta forma, el menor agregó a su nuevo amigo a todas sus redes, permitiéndole acceso a su vida privada, así como a información que no compartía en el juego. 

Con dichos elementos, el criminal tuvo las herramientas necesarias con las que creó un lenguaje que usaría para manipular a su víctima. 

Fue entonces que Rafael le ofreció un trabajo en Monterrey, en el que permanecería en un cerro checando la frecuencia de radio y avisando sobre la presencia de patrullas por un sueldo de ocho mil pesos a la quincena. 

Emocionado por la cifra, el menor aceptó, sin saberlo, un trabajo de Halcón para una célula criminal. 

Fue así que dos amigos del nuevo miembro le pidieron trabajo al conocer sus actividades. 

En respuesta, Rafael accedió a la petición y les planteó una serie de sencillos pasos a seguir.

La Fiscalía entrando al juego

Los tres niños necesitaban un sobre amarillo para llegar a Monterrey. 

Por esa razón, debían encontrarse con Miriam “N” y con otra mujer afuera de la terminal ADO en Oaxaca de Juárez, quienes tendrían lo necesario para cubrir sus gastos de viaje. 

Los niños aceptaron y, el nueve de octubre, se trasladaron de Tlacolula de Matamoros hacia Oaxaca de Juárez para emprender el viaje hacia un sitio sin puerta de salida. 

El plan se efectuaba con celeridad hasta que la herramienta inicial utilizada por los delincuentes jugó en su contra. 

Mientras esperaban la salida del camión, los tres niños sacaron sus teléfonos para jugar Free Fire y así amenizar la espera. 

Fue entonces que elementos de la Fiscalía de Oaxaca lograron localizarlos mediante un usuario simulado que entró al juego y permitió el rastreo de los menores. 

Los tres fueron rescatados y Miriam “N”, vinculada a proceso penal.

Los limbos en Free Fire

Una comunicación cifrada por parte los criminales imposibilita al algoritmo detectar palabras que podrían presentarse como señales de alarma.

“No usan palabras directas como ‘narco’, ‘cártel’ o ‘sicario’.

“Pero empiezan a recurrir a siglas de grupos criminales por todos conocidos como ‘CJNG’, ‘CDN’, sicari0s o ‘c4rt3l’, con números y letras, y otras variantes”, mencionó el subsecretario.

Mejía Berdeja detalló que Free Fire cuenta con más de 80 millones de usuarios activos mundialmente y que puede descargarse de manera gratuita.

Por lo que instó a los padres de familia a la atención de las actividades de los menores con el fin de mermar este modus operandi delictivo.

Y es que, si bien estos relatos cerraron con no mucho más que una moraleja apta para todas las edades, estas experiencias demuestran la agilidad de los grupos delictivos para reclutar a aquellas personas hechas aún de un material moldeable.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.