¿Perdón al victimario?

Los Jesuitas

El Centro Católico Multimedial (CCM) desde el 2013 ha ido más allá de la oración por la reconversión de los integrantes de los grupos criminales/

Con la serie “Hermano Narco” cuestiona si las personas tienen capacidad de perdonar al victimario.

El sacerdote Paulino Omar Sotelo, director del CCM, explica:

“La idea de este proyecto surge de la iniciativa de promover el perdón que como sociedad debemos poner en práctica.

“Se debe alzar la voz, luchar y exigir justiciapero sobre todo se deben privilegiar los valores, que nos impiden llenarnos de inseguridad y desamor.

En tres episodios, producidos en nueve años de un proyecto de 12, se da “un mensaje a aquéllos que se han enrolado en el crimen organizado y se han deshumanizado”.

A través del perdón, indicó, se puede encontrar el camino a la rehumanización que eso es lo más importante para aquéllos que lo han perdido.

El perdón, dijo, es uno de los protagonistas en los videos.

¿Perdón a los victimarios?

Se menciona que deben ser como San Francisco de Asís que llama hermano lobo a aquel lobo que hacía daño a la comunidad y se acerca para decirle que no haga más daño.

“Hoy nosotros nos acercamos a esos hombres y mujeres para decirles que no hagan más daño a los hermanos”.

En los capítulos ¿Serías capaz de perdonarlo?  y “Si les mostramos rencor…Seremos peor que ellos” se invita a la reflexión para saber qué tiene más poder, si el perdón o el odio.

En la tercera parte “Porque no somos animales” la crudeza del relato parece dejar en una especie de paradoja al espectador.

Los temas de la serie son de denuncia social contra las injusticias que mantienen en vilo al país, ante la osadía de los delincuentes y la incapacidad del gobierno.

Omar Sotelo consideró que no se trata de excomulgar a los integrantes del crimen organizado, por eso se les ofrece el camino de la conversión para construir una sociedad más justa.

Histórica jornada por la paz

La jerarquía católica durante el mes de julio realizó actividades en el marco de la Jornada de Oración por la Paz.

El pasado domingo fue un día histórico para la iglesia mexicana.

En los templos del país no sólo se oró por la reconversión de los victimarioscomo se había programado.

También se oró por el presidente Andrés Manuel López Obrador y por los principales responsables del orden y la tranquilidad de todos ciudadanos:

“Para que rechacen el mal uso del poder, la corrupción, la falta de respeto a las leyes y la indiferencia.

Además, a esa jornada algunos obispos convocaron a marchas y peregrinaciones por la paz, llamado que fue atendido por los fieles, y así demostró la jerarquía católica la convocatoria que tiene.

El obispo Miguel Ángel Alba Díaz, de La Paz, Baja California Sur, fue el jerarca que dio el mensaje más contundente:

“Quisiéramos rezar también por nuestras autoridades, a veces ignorantes e ineptas, que no saben hacer las cosas, que cometen muchos errores, no porque sean malos, sino porque son ignorantes, ineficientes, ineficaces.

“Buenos para hablar, tienen muy buen discurso, pueden tenernos todos los días con la boca abierta y riéndonos, pero ineptos para gobernar.

“Ni en salud, ni en seguridad, ni en educación, ni en economía, ni en acabar con la corrupción, ni desigualdad ni nada. Ineptos.

Omisos e irresponsables 

Acusó a las autoridades de ser “omisas e irresponsables” y se ocupan e interesan más en los asuntos de sus partidos que en los problemas de generaciones futuras.

“Los vemos riéndose en los cierres de campaña en todos los estados, en Colima, Nayarit, Michoacán, Guerrero, pero hacia adentro no hay medicinas, hay recortes, que la austeridad republicana, pero para ellos sí hay recursos y para toda la corte de lambiscones que los acompañan”.

Alba Díaz insistió en calificar a autoridades de“corruptas”, incluso aliadas con bandas criminales, a quienes podrían deberle su cargo.

Y cuestionóen cuántos estados se habla de narco elecciones y narco gobiernos, en cuántas partes de nuestro pueblo”.

En la Basílica de Guadalupe, en el cierre del Año Ignaciano, el superior de los jesuitas Luis Gerardo Moro afirmó que en México empieza a imperar la posverdad -distorsión, manipulación- de la realidad y la polarización que nos divide.

La maquinaria de la jerarquía católica ya se echo andar e insisten en un diálogo nacional, se espera la respuesta del gobierno lopezobradorista.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.