Papa Francisco: Tercera Guerra Mundial es Rusia-Ucrania

El sumo pontífice hizo un llamado para dejar de ver entre Rusia y Ucrania un malo. En realidad, como toda guerra, es un negocio con conflictos de interés

Papa Francisco: Tercera Guerra Mundial es Rusia-Ucrania. El sumo pontífice hizo un llamado a mirar el conflicto entre Rusia y Ucrania como algo global. Hay que tomar en cuenta todo lo que en realidad implica y no dejarse llevar por un discurso unilateral. Todas las partes involucradas tienen intereses o negocios que realizarán justificando sus acciones en este conflicto. Aunque se lleven a su propia población entre los muertos.

El papa Francisco opinó que «se ha declarado la Tercera Guerra Mundial». También dijo, según la transcripción de la conversación que mantuvo hace unos días con los directores de las revistas culturales europeas de la Compañía de Jesús, que el conflicto en Ucrania tras la invasión de Rusia «quizá, de alguna manera, fue provocado o no impedido».

«Hace unos años se me ocurrió decir que estábamos viviendo una Tercera Guerra Mundial en pedazos. Ahora, para mí, se ha declarado la Tercera Guerra mundial. Y este es un aspecto que nos debe hacer reflexionar. ¿Qué le está pasando a la humanidad que ha tenido tres guerras mundiales en un siglo?», preguntó.

Según una transcripción de esta conversación que publicó hoy 14 de junio el diario «La Stampa», al papa se le preguntó sobre la agresión de Rusia a Ucrania y cómo se puede contribuir a la paz.

«Hay que alejarse del patrón normal de que Caperucita Roja era buena y el lobo era malo. Está surgiendo algo global, con elementos muy entrelazados», contestó.

Papa Francisco: Tercera Guerra Mundial es Rusia-Ucrania

Asimismo, el pontífice citó la opinión de un Jefe de Estado que conoció antes del comienzo de este conflicto. Le expresó su preocupación «por cómo se estaba moviendo la OTAN».

«Le pregunté por qué y me respondió: ‘están ladrando a las puertas de Rusia. Y no entienden que los rusos son imperiales y no permiten que ninguna potencia extranjera se les acerque’. Concluyó diciendo que ‘la situación podría conducir a la guerra.’ Ese jefe de Estado supo leer las señales de lo que estaba pasando», comentó.

Sin embargo, el verdadero peligro consiste en centrarse sólo en «la brutalidad y ferocidad con que se libra esta guerra por parte de las tropas, generalmente mercenarias, utilizadas por los rusos. Prefieren enviar chechenos, sirios y mercenarios». A pesar de que sea trágico este asunto e imperdonable, el papa asegura que hay otros conflictos de interés.

«No ver también todo el drama que se desarrolla detrás de esta guerra, que quizás de alguna manera fue provocada o no impedida. Y registro un interés en probar y vender armas. Es muy triste, pero básicamente esto es lo que está en juego», aseguró.

Papa Francisco no es pro ruso

La máxima autoridad de la iglesia católica, afirmó que algunos creen que con este pensamiento está a favor del presidente ruso, Vladimir Putin.

«No, no lo estoy. Es simplista y erróneo decir tal cosa. Pero estoy simplemente en contra de reducir la complejidad a la distinción entre el bien y el mal, sin pensar en las raíces y los intereses, que son muy complejos», expresó.

El papa Francisco reiteró su admiración por «el heroísmo del pueblo ucraniano».

«Lo que tenemos ante nuestros ojos es una situación de guerra mundial, de intereses globales, de venta de armas y de apropiación geopolítica, que está martirizando a un pueblo heroico”, declaró.

Sin embargo, el pontífice reiteró el peligro de privar la atención sobre lo que ocurre en Ucrania disminuya con el tiempo.

“¿Qué pasará cuando el entusiasmo por ayudar disminuya? Porque la cosa se está enfriando ¿Quién se va a hacer cargo de estas mujeres? Hay que mirar más allá de la acción concreta del momento; y ver cómo los vamos a apoyar para que no caigan en el trata, para que no las exploten, porque los buitres ya están dando vueltas”, recalcó.

Jorge Bergoglio volvió a rememorar la conversación que mantuvo por 40 minutos con el patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Cirilo, éste le leyó «una declaración en la que daba las razones para justificar la guerra». El papa le respondió: «Hermano, no somos clérigos del Estado, somos pastores del pueblo».

Aseguró que se decidió en mutuo acuerdo posponer la reunión que se había previsto el 14 de junio en Jerusalén «para que el diálogo no fuera mal entendido». Asimismo, el papa anunció que espera reunirse con el patriarca ruso en Kazajistán en septiembre cuando asista al VII Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales, que se celebrará en Nur-Sultán.

Imprimir artículo Síguenos en Google News