«Soy hijo adoptivo de Tepito»: Mancera

Ciudad de México.- Miguel Ángel Mancera regresó Tepito y se proclamó como hijo adoptivo del Barrio.

En martes, día en que descansan los comerciantes y las calles están libres, el jefe de gobierno capitalino recorrió las calles, habló con los vecinos al supervisar los avances del programa de Mejoramiento Barrial de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso).

«Ustedes porque son originarios, los que podamos ser por adopción qué bueno; pero no nos dejen fuera, los que podamos ser por adopción, también yo me adopto acá con Tepito, así se los digo. Vamos a meterle con toda la fuerza», dijo.

Mancera arribó al lugar en su lujosa camioneta blanca, ataviado con chamarra negra y seis guardaespaldas que no se alejaban de él. Sin embargo, no impidieron que los vecinos se le acercaran. Los escuchó con atención.

Antes de que iniciara el evento, programado a las 09:00 horas en la esquina de Granadas y Totonacas, trabajadores limpiaron las calles y pintaron el templete.

El mandatario capitalino sólo recorrió una cuadra completa. Rodeó la Plaza de la Concepción, donde se lleva a cabo la remodelación de una iglesia cuya torre de ésta aún destruida porque no ha podido ser intervenida.

Acompañado por la secretaria de Desarrollo Social, Rosa Icela Rodríguez, Mancera explicó que esa obra es responsabilidad de INBA e INAH y ahí se comprometió a buscar un diálogo con las instancias federales para terminarla.

En una intervención corta ante casi 100 personas, en su mayoría adultos mayores y algunos niños, Miguel Ángel Mancera señaló que Tepito está dentro de sus «quereres».

«Yo me adopto con Tepito, y como ya me adopté, no nos vamos a ir», dijo con vehemencia, y puntualizó que las mejoras en la zona continuarán. Aseguró que está entre sus planes convertir a Tepito en una marca internacional.

Las peticiones de los vecinos eran exceso de basura en las calles. Los adultos mayores lo saludaban y otros sólo querían informarle que el lugar había quedado «muy bonito» tras el mejoramiento barrial que se implementó en la zona.

No todo fue felicitación. Una mujer le gritó a Mancera: «tú apoyaste al PRI», él no hizo caso. Uno de los guardaespaldas miró a la mujer y le comentó que no estaban ahí con ese motivo pues iban solo a visitar. La mujer guardó silencio.

Mientras Mancera saludó a todos aquellos que cruzaron en su camino, incluso a esos que no tenían intención de hacerlo, como los dependientes de una tienda de autoservicio. Entró y saludó a todas las personas presentes, siempre con una sonrisa.

Al iniciar el acto protocolario, Mancera saludó a cada uno de los que estaban en la primera fila. La ceremonia no duró más de 10 minutos. Al término se tomó fotos y saludó a todos aquellos que se le acercaron.

Fue entrevistado por reporteros. El tema del día: detenidos por las fallas en la Línea 12, el mandatario no quiso abundar y señaló que ese tema le corresponde a su procurador.  Cuando lo consideró conveniente, se retiró en su camioneta blanca y detrás la color negro donde viajan sus guardaespaldas.

Imprimir artículo Síguenos en Google News