Robles y el clóset de Videgaray

Ciudad de México.- Hace unos meses, la Fiscalía General de la República (FGR) salió con la mafufada de que acusaría a Luis Videgaray de traición a la patria.

Aquello no prosperó, porque no tenía ni pies ni cabeza, pero ahora se abre una rendija de oportunidad ante la disposición de Rosario Robles de dar información que pudiera interesarles a los fiscales.

Así lo anunciaron los abogados de la ex secretaria de Desarrollo Social, quienes sostienen que su clienta no piensa declararse culpable por el caso de la Estafa Maestra, pero que sí tiene  mucho que aportar en el que se le sigue por delincuencia organizada.

TE PUEDE INTERESAR: Carlos Ahumada: su larga noche 

Más allá de los datos que pueda proporcionar Robles en contra de quien fungió como secretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores, lo evidente es que está respondiendo a una situación muy compleja, donde no tiene apoyo de los que fueron sus jefes y en un horizonte en el que puede estar en prisión al menos los próximos cuatro años, porque en la coyuntura actual no habrá juez que se atreva a soltarla.

Otro motivo de su explicable enojo es el dinero. La Auditoria Superior de la Federación investigó a ex funcionarios del equipo de Enrique Peña Nieto y encontró que la evolución patrimonial de Robles, entre 2017 y 2018, tenía inconsistencias por 120 mil 805 pesos. Ni un mes de salario.

Esto lo que muestra, es que Robles puede probar, sin mayor dificultad, la licitud de sus finanzas, ya que estaría en posibilidades de aclarar las discrepancias en sus ingresos. En contraste, hay un ex secretario de Desarrollo Social, al que no se identifica en las revisiones, que tuvo inconsistencias por 35 millones de pesos.

Es decir, las autoridades no tiene  prueba alguna de que Robles se haya enriquecido por la mala gestión de los recursos públicos o por corrupción. Esto importa y mucho, porque se ha generado una impresión muy distinta.

Hace unos días, en un artículo para El Universal, Robles se quejaba y denunciaba que era la única ex servidora pública en prisión y por acusaciones que permiten llevar el proceso en libertad. Sin duda, en su caso se han activado todas las rigideces de que es capaz nuestro sistema de justicia y que no son pocas.

A estas alturas es claro que el proceso en su contra está muy lejos de ser imparcial y justo.

Pronto sabremos lo que sabe de Videgaray, quien fue uno de los funcionarios más poderosos el sexenio pasado y si eso le ayuda en su situación legal y, más aún, si es relevante para las indagatorias que sigue la FGR. Se abrirá el clóset de Videgaray, sus pliegues más recónditos y eso siempre trae sorpresas. La moraleja es que la desidia con la que han actuado muchos de los colegas de Robles, no les traerá nada bueno en los próximos meses.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.