Impone Morena mayoría y, sin consulta vecinal, ratifica cambios de uso de suelo para Nuevo Polanco



Ciudad de México.-La bancada de Morena en el Congreso capitalino impuso su mayoría para aprobar este jueves en el Pleno dictámenes de cambio de uso de suelo en cinco predios de las colonias Anzures, Granada y Ampliación Granada, a pesar de la oposición de los vecinos quienes argumentan que nunca fueron consultados.



Con el voto en contra del PAN y la abstención del PRD, los morenistas y sus aliados políticos del PVEM, PT, PES y PRI, aprobaron que con esos cambios de uso de suelo pueden construirse hoteles en los predios ubicados en Moliere 515, Río San Joaquín 498, Ejército Nacional 843 y 769, así como en Melchor Ocampo 323.



Para los cinco dictámenes, la diputada panista América Rangel presentó mociones suspensivas con la intención de regresar los documentos a la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana, pero ninguna de las mociones prosperó debido al bloqueo de Morena.



Durante la discusión ante el Pleno, el debate los protagonizaron legisladores del PAN y de Morena. Los primeros reiteraron la acusación vecinal, en voz de Gabriela Salido, en el sentido de que los colonos nunca fueron tomados en cuenta para la aprobación de estos cambios de uso de suelo en una zona ya muy afectada en sus servicios por el boom inmobiliario.



Salido les recriminó a los morenistas que para ellos es más fácil cuestionar la legitimidad de las posturas que les incomodan, como las descalificaciones que han hecho de la oposición vecinal.



América Rangel dijo que pondrá a disposición de los colonos que así lo deseen todos los argumentos jurídicos y legales que les permitan interponer amparos contra los cambios de uso de suelo y que van desde vicios de procedimiento hasta la falta de esa consulta ciudadana.



La diputada de Morena Donají Olivera, acusó que están mal informados por algunos diputados los vecinos opositores a los proyectos inmobiliarios para la construcción de hoteles en esa zona conocida como Nuevo Polanco. Les pidió congruencia a los panistas, pues por un lado exigen la reactivación económica y el impulso a la inversión privada para generar empleo, pero por otra parte se niegan a que en Las Granadas lleguen nuevos hoteles.



Dijo que desde el año pasado, cuando se presentaron las iniciativas ciudadanas que dieron pie a estos cambios de uso de suelo, al Congreso de la Ciudad no llegó ni una sola carta o documento con una opinión negativa de los vecinos.



Aseguró que en esta 4T no hay boom inmobiliario, pues ese fenómeno surgió y se propició en la pasada administración. En este argumento coincidió la también morenista Martha Ávila, quien acusó chantaje de parte de los panistas, así como un interés político-electoral del PAN por quedarse con el gobierno de esa demarcación.



“Tuvieron siete meses para debatir en la Comisión y más sin embargo no se hizo. Creo que estamos en un momento electoral, muy metidos la oposición en la Miguel Hidalgo, porque creo que no hay otro lado más que la Benito Juárez y la Miguel Hidalgo, y creo que es importante la reactivación económica, y hacer nuestro trabajo y no vengamos a chantajear”, expresó la coordinadora de Morena en el Congreso local.



A manera de réplica el diputado del PAN Federico Döring, dijo que se ha mentido groseramente cuando se afirma que estos cambios de uso de suelo obedecen a una reactivación económica. Argumentó que los hoteles no generarán esa reactivación en el corto plazo.



Dijo que este sí es el boom inmobiliario de Morena y de la 4T, pero además expuso que el Sistema de Actuación por Cooperación de las Granadas (SAC) creado desde 2015 es la orgía inmobiliaria del gobierno de la Ciudad. Acusó que Claudia Sheinbaum retomó con puntos y comas lo que dejó el gobierno anterior de Miguel Ángel Mancera sobre este tema.



Recordó que el SAC de Granadas fue diseñado en el gobierno de Mancera por Pablo Benlluire, el mismo “planeador carnal” que hoy es el director del Instituto de Planeación de la Ciudad y que llegó a este cargo con el apoyo de Sheinbaum.



Doring reveló que en ese SAC, Benlliure calculó una corrida financiera por 4 mil 500 millones de pesos junto con el ex titular de Seduvi, Felipe de Jesús Gutiérrez, hoy prófugo de la justicia. Lo que se ha invertido en mitigaciones a favor de los vecinos no rebasa los 370 millones de pesos, agregó el panista, quien calificó esto como el peor latrocinio en materia de desarrollo urbano de los últimos años en la Ciudad.