En el tramo subterráneo de la línea 12 también se detectaron fallas en vías

Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Ciudad de México.-El Instituto Mexicano del Transporte (IMT) detectó “diversos y graves problemas” que han afectado las vías en el tramo subterráneo de la línea 12 del Metro (Mixcoac a Atlalilco). Por ello planteó la necesidad de cambiar la estructura de la vía ahí donde sea necesario.

Para la institución, esas fallas también afectan el adecuado funcionamiento de los trenes, al generar problemas en la operación de esa línea del Sistema de Transporte Colectivo (STC) y gastos excesivos de mantenimiento.

Las deficiencias en la estructura de las vías es parte del informe “Levantamiento de estudios de alta tecnología en el tramo subterráneo (Atlalilco-Mixcoac) de la línea 12 del STC”, elaborado por el IMT.

Una parte de las conclusiones de ese estudio se dieron a conocer hoy en la sede del Colegio de Ingenieros Civiles de México, en donde se presentaron los informes preliminares sobre la revisión estructural de la “línea dorada”.

Respecto a la situación de las vías, el IMT recomendó a las autoridades capitalinas solucionar por completo y de forma definitiva el problema de la filtración de agua hacia el interior del túnel.

Además, se le urgió al gobierno de Claudia Sheinbaum realizar estudios complementarios en sitios puntuales, pues se han detectado “problemas graves de hundimientos”.

Los estudios, a sugerencia del IMT, deben incluir aquellas zonas en donde la estructura de la vía no cumplió con las especificaciones y/o la normativa vigente para que los trenes circulen con seguridad y confort.

“Con base en los estudios anteriores (se deben) definir los tramos en los que se debe cambiar la estructura de la vía y realizar el proyecto ejecutivo correspondiente”, agregó el Instituto Mexicano del Transporte.

El problema de las vías ha sido un mal endémico de la línea 12. El desgaste ondulatorio de esa infraestructura fue la razón por la que en marzo de 2014 y tan solo un año y medio después de su inauguración, se suspendió la operación de la “línea dorada”.

A partir de aquella suspensión del servicio comenzó la polémica sobre las razones que llevaron a un desgaste tan acelerado de las vías, las cuales se atribuyeron a la incompatibilidad de rieles y trenes son de rodadura férrea, así como a la falta oportuna de mantenimiento preventivo y correctivo que debía estar a cargo en ese momento del consorcio constructor de ICA-Alstom-Carso.

Síguenos en Google News

Reportero en Capital CDMX
¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.