El PRI también quiso suprimir a los pluris

Ciudad de México.- Hace algunos años, al PRI se le ocurrió intentar someter a consulta la reducción de los diputados plurinominales. Era 2014 y se sentían en la plenitud del poder. Querían pasar de los 200 a 100.

Pusieron a la estructura del partido, a los sindicatos y a quien se dejara a recabar las firmas ciudadanas.

Las cosas no prosperaron porque la Suprema Corte de Justicia de la Nación no aceptó la pregunta, por tratarse de un tema electoral, pero además una auditoria, realizada por el INE, arrojó que cuatro de cada 10 firmas eran falsas.

TE PUEDE INTERESAR: Suprema Corte: cancelar el disparate 

Una vergüenza, por supuesto, pero el tema de fondo era más inquietante y tenía que ver con una visión restrictiva de la pluralidad.

En el PRI creían que el futuro les pertenecía y por ello pretendían ajustar a la propia Cámara de Diputados y de Senadores a un esquema que permitiera lograr mayorías sin la ardua tarea de ponerse de acuerdo. De haber prosperado su idea, en la actualidad estarían en serios problemas y tendrían todavía menos legisladores. Son las vueltas de la vida y de la política.

Los partidos dominantes siempre quieren atajar el crecimiento de sus oponentes.

En México elegimos a los diputados por dos vías, la de mayoría relativa en cada uno de los 300 distritos y la de representación proporcional por medio de listados en cada circunscripción. Esto es así, para evitar que las mayorías tengan un poder superior al que obtuvieron en las urnas.

Las críticas a los diputados plurinominales provienen de la idea errónea de que no son elegidos y de la cantaleta recurrente desde hace años, sobre el costo del Poder Legislativo.

Los 200 escaños de representación proporcional permiten trasformar en escaños los votos y propiciar que todas las fuerzas políticas estén representadas en el Congreso, si tuvieron el apoyo suficiente en las urnas.

Próximamente, el presidente Andrés Manuel López Obrador enviará una iniciativa que pretende terminar con los 200 diputados plurinominales. Al ser una reforma Constitucional, no va a prosperar, porque Morena y sus aliados no tienen la mayoría calificada, pero porque es probable que ni siquiera todos ellos la respalden.

Sin embargo, no hay que dejar de señalar que es otro intento, uno más, que no abona en la construcción democrática. El discurso contra los diputados es uno de los más conservadores, porque impide que se entienda el sentido de la política, de sus equilibrios y de la representación popular.

Como dato adicional, convendría tener presente que ha sido la izquierda la que más ha defendido los listados plurinominales, porque sabe el esfuerzo que constó la edificación del sistema electoral.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.