Busca Morena en Congreso local acotar derecho ciudadano para opinar sobre iniciativas legislativas



Ciudad de México.-No conformes con la sistemática violación de plazos constitucionales y la reiterada modificación de la Carta Magna local para adecuarla a sus necesidades, los diputados locales de Morena buscan limitar los derechos que tienen los capitalinos para proponer modificaciones a las iniciativas presentadas por los legisladores en el Congreso local.



Hoy, en la Comisión de Participación Ciudadana del órgano legislativo empezó a concretarse la intentona de los morenistas para cambiar la Constitución de la Ciudad y reducir, de 10 a tan sólo tres días, el periodo de tiempo que tienen los ciudadanos para proponer cambios a las iniciativas promovidas por los diputados.



El vicecoordinador de Morena, José Luis Rodríguez, es el orquestador de esta reforma que justifica la reducción del plazo para la intervención ciudadana, bajo el argumento de que acotar la posibilidad de los capitalinos para opinar sobre las iniciativas de legisladores ocurrirá cuando existan causas de fuerza mayor.



La estrategia del morenista José Luis Rodríguez busca modificar el artículo 25 de la misma Constitución de la Ciudad; el artículo 107 de la Ley Orgánica del Congreso local y el artículo 36 de la Ley de Participación Ciudadana de la capital del país.



En todo ese articulado se señala el derecho ciudadano para proponer modificaciones a las iniciativas legislativas.



El período para recibir las propuestas no será menor a diez días hábiles a partir de la publicación de cada iniciativa en la Gaceta Parlamentaria.



Pero el diputado de Morena José Luis Rodríguez modifica esta última parte, sobre la temporalidad, para plantear en los tres artículos que ese plazo será de tan sólo tres días hábiles “cuando exista causa de fuerza mayor en la Ciudad”, se lee.



Hoy sesionó la Comisión de Participación Ciudadana del Congreso local, donde la mayoría morenista pretendía aprobar un dictamen de opinión de la iniciativa y remitir el documento a las comisiones dictaminadoras de Puntos Constitucionales y de Normatividad del mismo órgano legislativo.



En ese dictamen de opinión que presentó el también morenista Martín Padilla, se alegó que las modificaciones propuestas son pertinentes y factibles.



Donají Olivera, de Morena, defendió la redacción del dictamen, al exponer que no es posible prever situaciones de emergencia como la que actualmente vivimos por el coronavirus o por desastres naturales que no avisan.



Sin embargo, Olivera sí se pronunció por especificar cuáles son las causas de fuerza mayor que permitirían aplicar esta reforma.



El panista Federico Döring coincidió en que no se define cuál es la causa de fuerza mayor y por ello queda a una grave ambigüedad.



Pero el diputado del PAN fue más allá, al acusar que esta propuesta es abiertamente inconstitucional, al ir en contra del artículo 70 de la Carta Magna local, el cual establece que la Constitución local sólo puede ser reformada para ampliar derechos ciudadanos reconocidos en esta misma Norma máxima, nunca en su menoscabo.



Jorge Gaviño, del PRD, calificó esta propuesta como desproporcionada y sin pies ni cabeza. Reiteró que las causas de fuerza mayor no se determinan, lo que convierte a este intento de Morena como un planteamiento regresivo, pues en los hechos se le quitan siete días de opinión a los ciudadanos.



Martín Padilla alegó que el derecho ciudadano no se suprime y agregó que serían las comisiones dictaminadoras de Puntos Constitucionales y de Normatividad las encargadas de precisar cuáles son las causas de fuerza mayor.



Al final, el dictamen de opinión no fue aprobado, pues el mismo Martín Padilla dijo que se harán ajustes al documento para tratar el tema en una próxima reunión.