A horas de que diputados cambien uso de suelo en Nuevo Polanco para construir hoteles. Vecinos acusan albazo



Ciudad de México.-La Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana del Congreso capitalino que presiden el legislador del PES Fernando Aboitiz pretende aprobar este viernes 29 de enero 11 cambios de uso de suelo en predios de las alcaldías Tlalpan, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo, pero en esta última demarcación ya generó una airada protesta de vecinos de Las Granadas y Polanco, pues con esas modificaciones se permitirá la construcción de hoteles en el llamado Nuevo Polanco, una zona ya de por sí presionada por el boom inmobiliario.



El colectivo vecinal Granadas Resiliente, por ejemplo, emitió un comunicado de prensa donde acusó que los diputados locales darán un albazo para aprobar sin mayor discusión cambios de uso de suelo para hoteles y mega proyectos inmobilarios en Ejército Nacional 769 y Ejército Nacional 843, colonia Granada; así como en Moliere 515 y y Río San Joaquín 498, Ampliación Granada.



En cuanto a otros predios de la alcaldía Miguel Hidalgo, los legisladores también planean modificar usos de suelo Melchor Ocampo 323, colonia Anzures; en Cerrada de la Paz 15, colonia Escandón y en Sierra Nevada 105, colonia Lomas de Chapultepec quinta sección. Así se anuncia en el orden del día de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana, convocada este viernes a las 10:00 horas.



Para el caso de Sierra Nevada en Lomas de Chapultepec, el cambio de uso de suelo será de habitacional a oficinas.



El pasado 6 de enero el periódico El Sol de México reveló que tanto la Seduvi, como la Semovi y la Alcaldía Miguel Hidalgo dieron su visto bueno para que cinco desarrollos inmobilarios puedan construir hoteles en Nuevo Polanco.



De acuerdo con el diario, en el de Ejército Nacional 843, corresponde a la Fase II de Antara, de Grupo Sordo Madaleno; Ejército Nacional 769, es el proyecto Miyana, de Grupo Gigante; Río San Joaquín 498, Cuadrante Neuchatel, de Grupo Mira; Melchor Ocampo 323, para un City Express y Moliere 515, para un nuevo hotel desarrollado por Eli Sitt.



La nota refiere que el secretario de Turismo de la Ciudad, Carlos Mackinlay asesoró a los desarrolladores inmobilarios para que presentarán iniciativas ciudadanas de cambio de uso de suelo ante el Congreso local.



Así, en la Gaceta Oficial de la CDMX del 29 de junio del 2020 se publicó que la iniciativa para el cambio de uso de suelo en Río San Joaquín 498 fue presentada por Fernando Castro Armella; en el caso de Molliere 515, quien presentó la iniciativa fue Antonio Mendoza Alemán; en Melchor Ocampo 323, Francisco Javier Arce Gándara y en Ejército Nacional 843, Paola Patricia Valencia Hidalgo.



De estos nombres destaca el de Patricia Valencia Hidalgo, pues en 2017 y como apoderada de Cibanco SA, garantizó en un escrito dirigido a la alcaldía Alvaro Obregón la seguridad de la Plaza Artz, la misma que al año siguiente registró un desplome en parte de su estructura.



En Melchor Ocampo la intención es edificar un hotel de máximo 10 niveles y 6 mil 826 metros cuadrados de superficie de construcción máxima; mientras que en Ejército Nacional 843 la intención es levantar casi tres veces mayor, de 17 mil 610 metros cuadrados.



La intención de promover más desarrollos en una zona donde el desarrollo inmobilarios ya ha generado un caos urbano encendió las alarmas entre vecinos.



El colectivo Granadas Resilientes acusó que las iniciativas ciudadanas fueron indebidamente cabildeadas por el Secretario de Turismo Carlos Mackinlay, para ser aprobadas en un tiempo record, evidenciando un serio conflicto de interés a favor del cartel inmobiliario de la CDMX. También denunció que el proceso participativo que debe acompañar a todo cambio en programas



de desarrollo urbano no puede ser pasado por alto, pues estos cambios de uso de suelo no agotaron el procedimiento de publicitación vecinal previsto en el artículo 94 bis de la Ley de Desarrollo Urbano de la CDMX. “En caso de aprobarse, acarrearán serios vicios que combatiremos ante los órganos jurisdiccionales”, advirtieron los vecinos.



Consideraron que los cambios de uso de suelo no deben ser predio por predio, sino revisados en el marco de una actualización del programa respectivo y para ello se creó el Instituto de Planeación de la CDMX.



El colectivo vecinal lamentó que esta legislatura sentará un pésimo precedente, ya que el último cambio de uso de suelo aprobado por el legislativo en la CDMX fue el caso de Sierra Paracaima 396 en las Lomas de Chapultepec, avalado en diciembre de 2016 por la entonces la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. En aquella ocasión, se debió al cumplimiento de una sentencia de juicio de amparo.



Los habitantes dijeron desconocer los impactos que generarán estos cambios de uso de suelo a una zona tan colapsada como Granadas y fistigaron que la medida express deja claro que se trata de un favor de la Jefatura de Gobierno al corrupto cartel inmobiliario en la CDMX, que ha demostrado que todo lo puede con el poder del dinero.



También recordaron que el Programa Parcial Granadas fue enviado a la congeladora por esta administración. El aviso de inicio fue publicado en Gaceta Oficial el 19 de abril de 2017, pero hasta la fecha no se ha llevado a cabo la consulta pública del mismo, poniendo en riesgo su vigencia y desperdiciando los recursos de presupuesto participativo con los que fue financiado el estudio correspondiente.



También acusaron que la Seduvi no ha realizado una auditoría al Sistema de Actuación por Cooperación (SAC) Granadas ni a su ilegal bolsa de vivienda, pues ni siquiera han podido presentar un informe de las medidas de mitigación que adeudan decenas de condominios que ya se encuentran vendidos y ocupados.



“Con este cambio de uso de suelo, MORENA le pone un clavo más al entierro de la corrupción inmobiliaria que tanto criticó de anteriores gobiernos. La decisión vulnera derechos humanos y afectará la vida y patrimonio de cientos de miles de capitalinos. Le dieron la espalda a los vecinos”, acusó el colectivo.



En redes sociales otros colectivos y grupos vecinales han externado su preocupación sobre estos cambios de uso de suelo, como la plataforma 11529 Observatorio de Granadas, Umbral Polanco, el Comité Vecinal de Polanco, además de colonos en sus cuentas particulares, que calificaron como una aberración el cambio de uso de suelo en una zona con problemas de saturación en servicios de agua y drenaje, movilidad, espacios publicos, infraestructura urbana, entre otros.



En cuanto a otros cambios de uso de suelo enlistados para aprobarse mañana en la comisión legislativa destacan dos casos, el de Plaza de la República 31 y Plaza de la República 35. Se trata de dos inmuebles hoy de oficinas, localizados a escasos 100 metros del Frontón Cerrado, donde en algún momento llegaron a operar instalaciones de la desaparecida PGR.



Etiquetas: CDMX Congreso Cambios de uso de suelo Granadas Polanco Nuevo Polanco Hoteles Carlos Mackinlay