La propaganda y asistencialismo de Sheinbaum

Un Mecanismo que sirva en México
Luis Eduardo Velázquez Director del diario y semanario digital Capital CDMX

La propaganda y asistencialismo de Sheinbaum está en marcha.

Desde el Poder Ejecutivo y Legislativo de la Ciudad de México (CDMX) se diseñó un plan de promoción personalizada de Claudia Sheinbaum.

Lo grave de esta práctica es que usan el derecho humano de la educación para despilfarrar dinero.

Primero, mediante una campaña de promoción personalizada de la Jefa de Gobierno.

Segundo, al elevar a rango constitucional una acción “asistencialista” que denominan “La Tarjeta Claudia”.

Vamos a explicar el asunto, que tiene como trasfondo algunos factores.

El esencial es está muy vulnerable la candidatura presidencial de Sheinbaum, a partir de que se debilitó la salud de Andrés Manuel López Obrador.

Aunque el otro factor no menos importante es que su principal contrincante, Marcelo Ebrard, la aventaja en todas las mediciones, locales, nacionales e internacionales.

Y otro que no se debe perder de vista es que Sheinbaum y los duros de la 4T habían puesto todas sus energías en defenestrar a Ricardo Monreal, otro de los suspirantes, y se quedaron con las ganas.

La propaganda y asistencialismo de Sheinbaum

Por eso en el primer mes de este año, Sheinbaum y quienes apuestan por ella para el 2024 ya evidenciaron su plan.

Usarán la iniciativa que eleva a rango constitucional la “Tarjeta Claudia” para hacer promoción personalizada de la Jefa de Gobierno.

En está imagen se observa con claridad.

La propaganda y asistencialismo de Sheinbaum

Tan sólo en una semana la mandataria, diputados y el secretario de Gobierno Martí Batres, han realizado ¡tres conferencias de prensa!

En esas conferencias han repetido lo mismo.

Ponen a los programas sociales Mejor Escuela y Mi Beca para Empezar como la panacea de la educación.

Este último programa no es más que una medida asistencialista, no es una política pública.

Repartir 300 pesos a 1.2 millones de niñas y niños es un gasto (no inversión)  de 6 mil millones de pesos al año.

Invertir 6 mil millones de pesos en infraestructura educativa sí representaría un cambio en la educación de la CDMX.

Además cumpliría con hacer progresivos los derechos plasmados en el artículo 8 de la Constitución de la CDMX.

Sin embargo, Sheinbaum y sus cortesanos van a zarandear lo más que puedan la iniciativa de la Tarjeta Claudia.

Desde el Congreso de la Ciudad, los diputados de Morena ya anunciaron que de aquí a septiembre realizarán foros y consultas con padres de familia, así como en escuelas.

Eso es así porque una reforma constitucional en la CDMX se debe aprobar hasta un periodo de sesiones posterior, es decir, el que empezará en septiembre próximo.

Pero los legisladores de Morena también harán asambleas informativas en sus distritos para hablar de la “Tarjeta Claudia” y del por qué debe elevarse a rango constitucional.

Tan en serio van los diputados de Morena que mandaron a imprimir una serie de carteles en donde resumen las bondades de la iniciativa.

Esa propaganda viola el artículo 134 constitucional porque es burda propaganda de la imagen de Sheinbaum.

Los carteles impresos muestran la imagen, como figura central, de quién creen, sí, de Claudia Sheinbaum.

La oposición no debe tardar en promover una queja ante el Instituto Nacional Electoral para frenar esa violación a la ley.

En caso de proceder será uno de los mejores precedentes para poder configurar en 2024 los actos anticipados de campaña de Sheinbaum.

Y como sociedad civil habrá que ver en cuánto sale el chistecito de hacer promoción de la imagen de la jefa de gobierno desde el Congreso de la Ciudad.

No olvidemos que la Jefa de Gobierno tiene un presupuesto de 400 millones de pesos este año para su propaganda.

Para darnos una idea, ese monto es muy similar a lo que recibirán los partidos de la CDMX para su gasto público en todo el año.

Tambien veremos qué se inventan en la 4T para que esa promoción trascienda las fronteras de la CDMX y la heroína de esta historia tenga proyección en otras entidades.

Aunque alguna pista ya la dio Martí Batres cuando entregó la iniciativa en el Congreso.

Dijo que ningún estado del país tiene un programa como el de Mi Beca para Empezar.

Por cierto, fue el mismo Martí quien en su oficina, hace una semana, instruyó a sus “súbitos”, los diputados de Morena, PVEM y PT, para que se pongan a trabajar para promocionar la “Tarjeta Claudia” y a la Jefa de Gobierno.

La estrategia de Sheinbaum va alineada con ajustes en su gabinete con el mismo propósito.

Por ello, en su secretaria particular puso a
Fernando Aureliano Hernández Palacios, un hombre hermético y oscuro que en la alcaldía Tlalpan le ayudaba a recaudar “aportaciones”.

Aunado a ello, hizo enroque en el manejo del Centro Histórico y el comercio informal con operadores políticos como Manuel Oropeza.

Ojalá la científica rectifique en su violación a la ley y en su pequeña visión asistencialista de la educación.

No obstante, hay que aplaudir porque 20 años después la estrategia educativa de este grupo político ya no es dar leche con heces fecales a los infantes de la CDMX cómo con su famosa Leche Bety.

NOCAUT.

La oposición en la CDMX, agrupada en la UNACDMX, está avanzando sigilosamente con acciones estratégicas en seguridad, la mayor vulnerabilidad de la CDMX.

Por ello, Sheinbaum ha echado a andar una nueva persecución política.

Aunque la Jefa de Gobierno no termina de entender que fue una estrategia fallida que no le dio efectos en las elecciones de 2021.

Pero quienes más la quieren en la 4T retuercen su colmillo y dicen entre ellos: “déjenla, va muy bien, no la distraigan”.

¡Abrazos, no periodicazos!

Síguenos en Google News

Director del diario y semanario digital Capital CDMX
¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.