El Mencho y Caro Quintero, fantasmas del diálogo

Grupo Plural: buscando el centro político

El Mencho y Caro Quintero. En las vísperas de la realización del Dialogo de Alto Nivel en Seguridad, los gobiernos de Estados Unidos y de México dieron un golpe a las finanzas del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) al congelar diversas cuentas bancarias, activos y propiedades de operadores financieros de esa organización delictiva.

Es una señal de que puede existir colaboración y entendimiento en un tema tan delicado como es el combate al crimen organizado y en cada una de sus facetas.

Los temas generales serán los del tráfico de armas, las extradiciones y las herramientas que suplan a lo que fue la Iniciativa Mérida.

Sin embargo, hay asuntos bastante concretos sobre los que seguramente existirán presiones.

El CJNG es un objetivo prioritario de las agencias de seguridad de EEUU, porque está relacionado con la introducción de fentanilo y con la distribución y venta de otras drogas.

Para el gobierno mexicano debiera serlo, porque la banda delincuencial que encabeza Nemesio Oseguera “El Mencho”, es responsable de los altos niveles de violencia en la costa del Pacífico y en los estados del centro del país.

Además de que por su nivel y capacidad de fuego implica un desafío para las fuerzas de seguridad.

El Mencho y Caro Quintero

Más allá de las declaraciones que surjan del encuentro de Alto Nivel, que serán un tanto protocolarias y acordadas de ante mano, es muy probable que uno de los temas en terreno sea el de intensificar los esfuerzos que lleven a la captura de “El Mencho” y al debilitamiento de su organización.

Si bien las autoridades mexicanas insisten en que están ocupadas en revertir las condiciones sociales que alientan la violencia, también pueden ocuparse de aspectos operacionales que ayuden a mejorar las relaciones entre agencias de ambos países y sobre todo luego de los desencuentros que significó la captura y posterior liberación del general Salvador Cienfuegos, ex secretario de la Defensa.

Otro aspecto en el que se hará hincapié, al menos entre operadores policiales, será la captura de Rafael Caro Quintero, que además de estar implicado en el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar, es ahora uno de los delincuentes más peligrosos y disputa territorios y en particular los de Sonora, a sus antiguos socios del cártel de Sinaloa.

Al final del día, lo que importa en seguridad son los resultados, que los ciudadanos se sientan seguros y que los criminales paguen por sus fechorías.

El largo plazo es un horizonte tan difuso en el que todos pueden coincidir, porque saben que la urgencia y el fuego es inmediato.


TE PUEDE INTERESAR: ¿Nepotismo en la UNACDMX?

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.