Desprendimientos en Catedral CDMX tras sismo 5.1

El viernes pasado se desprendieron algunos fragmentos de la cúpula sobre el altar mayor

Desprendimientos en Catedral CDMX tras sismo 5.1. El sismo de magnitud 5.1 del viernes pasado ocurrido a las 3:17 horas, provocó algunos desprendimientos de fragmentos de la cúpula de la Catedral Metropolitana de México. El más grande cayó sobre uno de los asientos del altar mayor y atravesó su vestidura.

De acuerdo con el rector de la catedral, Ricardo Valenzuela, lo atribuyó al desgaste y falta de mantenimiento provocado por la antigüedad del inmueble.

“Estamos hablando de un pedazo de argamasa de bóveda central a la altura del altar del perdón, del tamaño de una mano, cae desde la altura correspondiente, veremos que las afectaciones del pasado entre temblores, plantas, lluvias han hecho que la estructura empiece ya a tener sus propios padecimientos”, comentó.

El rector pidió apoyo al gobierno de México para que se revise la estructura y se le de el mantenimiento. Se dijo que hubo diversos sismos que podrían haber dañado la catedral.

“En el conjunto se ve que el edificio quedó abandonado 30 años de mantenimiento. Por lo tanto, esto evidentemente tiene que ver con una sola realidad, el gobierno federal no asignó los recursos a la catedral ni otros inmuebles. El proyecto que se tiene para la restauración denota la necesidad urgente de fortalecer, de consolidar las torres campanario, la cúpula, la cúpula del sagrario”, expresó.

Desprendimientos en Catedral CDMX tras sismo 5.1

Además, cinco años después de resultar dañada por el sismo del 19 de septiembre de 2017, la Catedral recibirá recursos económicos del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

El rector comentó que la Secretaría de Cultura y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), le permitieron a la Catedral ejercer el recurso asignado. A partir del mes de septiembre, se comenzará con los trabajos de arreglo y restauración de lo que el sismo del 2017 generó en la catedral.

De manera concreta:

  • Los dos campanarios, ya que desde el 2017 no se podía tocar las campanas.
  • El tambor de la cúpula, del sagrario metropolitano y de la catedral.

Con el tiempo se generaron filtraciones por las grietas en bóvedas, las cuales dañaron gravemente el intradós de la catedral. Es decir, el “techo” está dañado. Quizá requiera en algún otro momento posterior, así como toda la zona del centro histórico de la capital, intervención ante el hundimiento de la ciudad.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.