Descubriendo el Sotol: Tras las Huellas del Saber Ancestral en el Desierto de Chihuahua

Por Carolina Vaillafán

En los áridos confines del desierto de Chihuahua, entre la brisa áspera y los arbustos espinosos, se encuentra una tradición que se remonta a siglos atrás. Es aquí, en esta tierra árida y esculpida por el sol implacable, donde el sotol encuentra su hogar y su razón de ser. Nos aventuramos en un viaje a través de este vasto paisaje, siguiendo las huellas de una historia que se entrelaza con la tierra misma.

Nuestro recorrido comienza con una búsqueda de raíces profundas, tanto en el terreno como en la cultura. Nos encontramos con un pionero de este renacimiento sotolero, Ricardo Pico, socio y educador de Sotol Nocheluna, cuya historia se teje con hilos de lucha y pasión. Hace una década, en medio del auge cervecero en Chihuahua, este visionario comenzó su viaje en el mundo del sotol, llevando consigo el espíritu de la tradición a través de las fronteras.

Su viaje lo llevó a explorar los rincones más remotos de la región, desde Coyame hasta Koyame del Sotol, donde la esencia misma de esta bebida sagrada se encuentra arraigada en la tierra. Encontró a personas como a Don Lalo Arrieta cuyas manos han acariciado las pencas de la planta del sotol durante generaciones, preservando un legado que estuvo al borde del olvido.

En estas comunidades aisladas, donde el desierto se extiende hasta donde alcanza la vista, el sotol es más que una bebida: es un vínculo con la tierra y con las generaciones pasadas. A través de los siglos, la elaboración del sotol ha sido una práctica clandestina, perseguida por las autoridades y relegada a las sombras del desierto.

Pero la pasión y el compromiso de estos productores no conocen límites. Desafiando las adversidades, se unieron para reclamar su lugar en el mundo, obteniendo los primeros permisos de producción a mediados de los noventa y estableciendo la denominación de origen en el año 2002.

Hoy en día, el sotol es más que una bebida regional; es un símbolo de resiliencia y perseverancia. Con cada sorbo, se despiertan los sabores del desierto: la mineralidad del suelo, la herbacidad de las plantas silvestres y la dulzura del aire seco.

Pero el camino hacia la revitalización del sotol no ha sido fácil. Los productores se enfrentan a desafíos únicos, desde la escasez de agua hasta la falta de infraestructura. Sin embargo, su determinación es inquebrantable.

En un campo menonita en el desierto, se plantaron las semillas de un futuro prometedor para el sotol. Con la esperanza de establecer los primeros cultivos controlados, estos visionarios están preparados para escribir un nuevo capítulo en la historia de esta bebida ancestral.

En medio de la aridez del desierto de Chihuahua, el sotol florece como un oasis de tradición y sabor. Su historia, marcada por la adversidad y la resiliencia, es un recordatorio de la fuerza del espíritu humano y de la conexión indeleble entre el hombre y la tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir artículo Síguenos en Google News