Carta abierta al pueblo judío

El partido

Queridos amigos:

Este sábado 27 de enero recordaremos nuevamente la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau por parte de las tropas soviéticas en 1945.

Aunque existieron numerosas zonas de concentración para el pueblo hebreo establecidas por el régimen de Adolf Hitler, Auschwitz destacó porque allí fueron masacrados 2 millones de individuos, de los cuales el 90% eran judíos.

Ellos se sumaron a 4 millones más que fueron asesinados en otros campos de la muerte.

Fue así como un tercio de los hebreos existentes en Europa fueron eliminados. Por ello, el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto es también un apelo en contra del antisemitismo, el racismo y toda otra forma de intolerancia que pueda conducir a actos de violencia contra determinados grupos humanos.

Reconocemos las aportaciones fundamentales de la cultura hebrea a la civilización occidental.

¿Qué haríamos sin las obras de Wittgenstein, Mahler, Chagall, Kafka, Einstein, Proust, Modigliani, Cassirer, Freud, Marx, Benjamin, Roth, Husserl, Trotsky, Svevo, entre otros grandes pensadores judíos? A través de su producción intelectual es posible reconstruir la evolución de la interacción cultural, social, política y económica que se desarrolló entre los hebreos y las sociedades donde han vivido.

El exilio y la diáspora que históricamente padecieron, ejerció una profunda influencia en la erudición, la teología, el arte, la literatura, la música y también, en la tradición liberal de los lugares de acogida.

Resulta necesario anticiparse al antisemitismo que vendrá.

Un odio inmutado que aparece en todo tiempo y lugar contra los hebreos. Muchos estudiosos consideran, incluso, que el antisemitismo es un elemento estable del comportamiento humano.

El antisemitismo y sus manifestaciones han sido recurrentes en distintas épocas y lugares: desde las Cruzadas del año mil hasta la posterior expulsión de los judíos de España durante el Medioevo, pasando por los linchamientos conocidos como “Pogromo” en la Rusia zarista del siglo XIX y finalmente, el Holocausto con todas sus crueldades.

Amigos integrantes de las Comunidades Judías, es necesario que ejerzan presión sobre el gobierno de Netanyahu y su partido de la derecha nacionalista Likud, quienes están cometiendo atrocidades que solo incrementan el secular odio antisemita.

Actualmente, ceder al antisemitismo significa cancelar esta entidad espiritual y civil que representa la cultura hebrea.

Por favor actúen rápidamente y detengan esta guerra porque no queremos un mundo sin judíos. La historia del pueblo hebreo no es, y no puede ser la historia del antisemitismo.

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días