Alfaro y García se reconcilian con AMLO

El presidente de México ha tenido diferentes con los gobernadores Samuel García y Enrique Alfaro.

La reforma eléctrica podría acabar con el PRI

Alfaro y García se reconcilian con AMLO. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, y el presidente Andrés Manuel López Obrador han tenido fuertes encontronazos.

Como candidato presidencial en 2018, el tabasqueño señaló: “yo no le tengo ninguna confianza a Enrique Alfaro”.

La más reciente, en junio de 2020, cuando se desató la violencia en una marcha en protesta por la brutalidad policiaca en contra de Giovanni López, en Ixtlahuacán de los Membrillos, a quien elementos de la policía golpearon hasta que perdió la vida.

Alfaro acusó al Presidente y a su partido, Morena, de generar violencia para desestabilizar a su gobierno: “hay intereses construidos desde la Ciudad de México, desde los sótanos del poder, que lo que buscan es dañar a Jalisco”.

Ahora parece que el jalisciense y López Obrador se reconciliaron. La semana pasada se reunieron en Palacio Nacional.

No se informó oficialmente de los temas, y Alfaro solo habló generalidades al salir de ese encuentro. Hablaron más allá de los proyectos para Jalisco.

El Presidente transpira política 24 horas al día y uno de los temas fue la elección en Nuevo León, donde el correligionario de Alfaro, Samuel García, ganó la gubernatura a pesar de los esfuerzos presidenciales por evitarlo.

Alfaro y García se reconcilian con AMLO

Alfaro y García se reconcilian con AMLO. El gobernador electo será recibido también por el mandatario: “no nos podemos pelear cuando se es autoridad para no perjudicar a la gente”, apuntó AMLO.

AMLO necesita los votos de Movimiento Ciudadano –partido de Alfaro y García— en el Congreso para avanzar en su proyecto.

Aunque todavía le faltarían diputados para reformas constitucionales, el mandatario avanza haciendo política.

Y también apretando a sus “adversarios” con expedientes en poder de la UIF y la FGR.

Movimiento Ciudadano no se sumó a la coalición del PAN, PRI y PRD, lo que se interpretó como una alianza de facto con Palacio Nacional y Morena para minar las posibilidades opositoras de quitarle la mayoría a Morena en la Cámara de Diputados.

Hay reconciliación presidencial con el partido de su amigo Dante Delgado y eso se verá en las votaciones de la Legislatura que inicia trabajos el primero de septiembre.


TE PUEDE INTERESAR:Aumentan las mentiras de la 4T: López Rabadán


SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS EN GOOGLE NOTICIAS

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.