40 mañaneras

El tráiler

40 mañaneras. Entre enero de 2019 y abril de 2022 ha habido 40 mañaneras dedicadas a la seguridad.

En ellas, el gobierno federal ha elogiado su estrategia.

Avances hay, pero son insuficientes para sostener el optimismo.

Los gobiernos de la 4T se merecen una mención honorífica por las mejoras en la transparencia.

El avance es notable. Desde enero de 2019 se realiza cada mes una mañanera sobre seguridad que, a partir de mayo de 2020, se complementa con un informe repleto de cifras.

Son aportaciones indispensables para analizar la evolución, fortalezas y debilidades de la política que atiende uno de los grandes problemas nacionales.

El día de hoy comentaré su optimismo cuantitativo, la ausencia de Marcelo Ebrard de esas jornadas y el trágico caso de Debanhi Escobar.

En la última mañanera sobre el tema (20 de abril), el presidente presumió que su estrategiaya empieza a dar resultados”.

La pieza central de su evidencia es una gráfica que muestra una reducción de 19.9 por ciento en delitos federales en los años de este sexenio.

Luego, estos datos se desglosan en tipos de trasgresión, cada uno de los cuales se merece un texto. Hoy comento la tesis general.

40 mañaneras 

Cada trimestre, el INEGI difunde la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) donde se puede ver la evolución de la percepción de seguridad de los habitantes de las principales ciudades.

En los tres primeros años del sexenio, el promedio nacional de sensación de inseguridad se redujo en solamente 8.2 puntos y en el último año la caída fue de dos míseras décimas: de 66.4 en marzo de 2021 a 66.2 en marzo de 2022.

En otras palabras, la celebración de la 4T deberá esperar a que la ciudadanía confirme la mejoría a través de las encuestas del INEGI que, por cierto, señalan que, en este trienio, la capital vivió una caída en la sensación de inseguridad de ¡27 por ciento!

Otras razones para ser modestos son la tasa de impunidad y la magnitud de los delitos no denunciados (cifra negra).

De acuerdo con México Evalúa, el índice de impunidad se mantenía en el 2020 en 94.8 por ciento, y en los tres años de 4T la cifra negra de los delitos se ha sostenido en torno al 93 por ciento (Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, ENVIPE, 2021). Avances modestos.

Tampoco se confirma la presunta integralidad de la estrategia.

Ausencias en las 40 mañaneras

De las 40 mañaneras sobre seguridad revisadas, el canciller Marcelo Ebrard ha estado en solo dos ocasiones (noviembre de 2020 y diciembre de 2021) y sus participaciones no se relacionaron con el contenido de los informes sobre seguridad.

Ausencia ilógica porque el poder de los cárteles está sustentado en columnas dentro y fuera de México; en especial en Estados Unidos a donde envían las drogas y en donde adquieren sus armas.

En octubre de 2021 empezó la negociación con Washington del Entendimiento Bicentenario, una puesta al día de la estrategia de seguridad binacional.

Dado el peso de Estados Unidos en este tema es absurda la ausencia del canciller.

El caso Debhani

Las coincidencias importan, y el triunfalismo de la mañanera del miércoles 20 quedó opacado por el hallazgo el jueves 21 del cuerpo de la joven estudiante Debanhi Escobar, 13 días después de haber desaparecido.

El secretario de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci, agregó sal a la herida cuando se justificó reconociendo “una falla humana masiva” ya que los elementos de su corporación habían pasado cuatro veces por la cisterna donde estaba el cuerpo sin haberlo visto.

Desde la perspectiva de las víctimas y sus familias los tres niveles de gobierno han fallado en su obligación de darnos seguridad, verdad y justicia.

Entretanto, la familia de Debanhi, los medios de comunicación y las redes sociales cumplieron exigiendo la localización de una jovencita que estuvo muy cerca de engrosar la lista con más de 100 mil desaparecidos.

Es positivo que las cifras federales sobre los delitos muestren una tendencia a la baja, pero estamos lejos de la estrategia integral que necesita el país.

El optimismo oficial no convence a una sociedad partida por la violencia y el crimen, y el enojo y hartazgo que vimos en la marcha del domingo es una muestra de que la retórica simplemente no alcanza para presumir su estrategia.


Colaboraron: Dulce Alicia Torres Hernández, Erika Giselle Delgadillo Martínez y Vianey Gutiérrez Hernández.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.