El apagón y el litio

SHCP obligada a garantizar recursos al INE

El apagón y el litio. Desde el inicio de esta semana el ambiente se ha tensado en la Cámara de Diputados, en primer lugar, por el ríspido debate y posterior desechamiento de la Reforma Eléctrica  propuesta por el presidente, una reforma tóxica que nació muerta.

La mayoría de Morena y sus aliados no fue suficiente esta vez, pues al tratarse de una reforma Constitucional requería la mayoría calificada.

Es decir, dos terceras partes de los asistentes al pleno.

Al no lograr su objetivo, en un afán de revancha y de obtener por lo menos un triunfo ante dos derrotas seguidas (los resultados de la consulta de Revocación de Mandato y su fallida Reforma Eléctrica), impusieron la voluntad presidencial de nacionalizar el litio.

Las y los diputados de Morena, PT y PVEM, así como los Senadores de estos partidos, no nacionalizaron el litio, que quede claro, este mineral ya estabacontemplado bajo la tutela del Estado mexicano, tan solo habría que leer lo dispuesto en el Artículo 27 Constitucional.

Pero lo que hizo la reforma caprichosa presidencial en la Ley Minera, es resaltar que no se otorgarán concesiones, licencias, contratos, permisos o autorizaciones para explotar este mineral, es decir lo estatizó.

Contempla además, la creación de un organismo público descentralizado que administre y controle las cadenas de valor del litio, organismo que creará burocracia y que sin recursos y tecnología, será completamente ocioso.

Independientemente a que México no cuenta con tecnología y personal calificado para estas tareas, con esta disposición, qué más que nacionalizar, estatiza un bien nacional, se violarán nuevamente cláusulas del T-MEC y otros tratados internacionales.

El apagón y el litio

Ahora bien, para la extracción y explotación de este mineral, se requiere de tecnología y capacitación de personal; además de la inversión que ello implica (se calcula una inversión inicial de 720 mil millones de pesos), circunstancias que México no puede cumplir en este momento.

Bajo ese escenario la inversión de particulares resultaría necesaria si en realidad el gobierno mexicano tuviera la voluntad de convertirse en una potencia en la explotación del litio.

Sin embargo, esa posibilidad no existirá, al menos durante el gobierno de López Obrador, quien reservó de forma monopólica esta actividad al gobierno de México, a sabiendas de que no tenemos condiciones para ello.

Se augura que por un buen tiempo el litio siga enterrado.

Las ocurrencias, caprichos y prioridades del presidente nos salen muy caras a todas y todos los mexicanos.

La aprobación de la reforma a la Ley Minera, no es un triunfo, es un diminuto remedio y premio de consolación al ego mancillado del presidente por el apagón de su Reforma Eléctrica tóxica.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.