Un galimatías político morenazo

El temible Covid financiero al acecho

Un galimatías político. La reforma política electoral dada a conocer por el arrendador de Palacio Nacional, que no paga porque es congelada y no le alcanzaría ni con el apoyo de lo que recolecta su familia en sobres amarillos, desnudó la ignorancia de la grey de Morena.

Todo lo que está ahí, ya ha sido ventilado en gobiernos neoliberales, donde varios legisladores e integrantes suyos del gabinete participaron en discusiones en diversos tiempos legislativos que no fraguaron.

Ahora los legisladores del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pese haber sido parte del PRI, PAN y PRD, entre otros menospreciados en sus tiempos, no atan ni desatan.

Es como una información: nota informativa, crónica, entrevista o reportaje, que realiza un noble y destacado reportero, que perdió lo relevante, debido a que tenía excelentes ideas, pero no las cuajó en la entrada.

Los grandes viejos respetados del periodismo no cuestionaban al autor de la nota, sino le decían:

“Perdiste la nota en la máquina, tenía todo, pero no logró jerarquizar lo relevante que obtuvo’’.

Así paso con quienes redactaron ese Frankenstein de reforma política.

La cual ha sido por mayoría destrozada desde antes, por decir que el Instituto Nacional Electoral (INE), no avaló el circo de la consulta y revocación de mandato, ahora quieran borrarlo.

Lo que sería una catástrofe para el avance de la democracia, recuerden que ahora en Morena está quien inventó: se “cayo el sistema’’ dando paso al robo a Cuauhtémoc Cárdenas y se hizo rico con el neoliberalismo, llamado Manuel Bartlett Díaz.

Para los que tienen memoria habría mucha tela de donde cortar.

Pero eso vamos a dejar a los historiadores, simplemente hay que seguir que van por los consejeros del INE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Ese órgano que alguna vez el ministro-presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Juan N. Silva Meza, me comentó sería un baluarte de la democracia, pese a la oposición algunos ministros.

Hay que recordar, como me contó ese día, saboreando un chocolate en un restaurante cerca de la plaza de la constitución, que la SCJN no tenía injerencia en procesos electorales o políticos, al menos que fueran notoriamente urgentes.

Ocurrieron algunos, entre ellos el de Aguas Blancas en Guerrero, donde hubo posicionamientos, motivo, sustento y argumento para joder al gobernador Rubén Figueroa a través del extinto ministro Juventino Castro y Castro.

Vamos a seguir soñando, que esos que de disputan los dineros, el poder y los recursos nacionales, al menos ahora están en la oposición.

Hasta que no se vendan.

COMMODATO

Ahora viene el espectáculo del Tren Maya, no es malo, solo que esos que se dicen demócratas y transparentes hagan lo necesario, que no es cierto de lo que se acusa a este gobierno y solo son neoliberales.

Y vamos a darle.

Ya basta de huevadas políticas, desmemorias y deslindes.

O lo peor, todos los demás son corruptos, menos mi familia.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.