Nuevas víctimas de espionaje en México

Sin Fonden y sin apoyos

El escándalo por la utilización del sistema Pegasus en el sexenio pasado para espiar a opositores, activistas y periodistas continúa. Hay nuevas víctimas de espionaje en México.

Ayer se conoció la intervención de los teléfonos de tres políticos más: Ricardo Monreal, Adrián Ruvalcaba y Víctor Hugo Romo denunciaron haber sido víctimas de hackeo.

En sus respectivas cuentas de Twitter advirtieron que estaban saliendo mensajes de sus Whatsapp no enviados por ellos.

¿Quién o quiénes están interesados en sus conversaciones?

Las autoridades tienen la obligación de investigar y, ahora sí, sin culpar al pasado, descubrir al o a los responsables de ese ilícito.

Esta semana, gracias a un reportaje en el que colaboraron 17 medios de comunicación de diferentes partes del mundo explotó el tema.

Se conoció que 15 mil teléfonos intervenidos en México en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Es el país que, a través de Pegasus, más información privada robó con fines aparentemente políticos.

Nuevas víctimas de espionaje en México

El presidente Andrés Manuel López Obrador y su entorno más cercano, identificado como “Los Maléficos”, fue víctima de Pegasus.

En Israel, donde se creó ese programa, Pegasus es considerado un arma, porque está diseñado para dar seguimiento a criminales y terroristas. No para espiar adversarios políticos.

Las intervenciones telefónicas denunciadas ayer también deben indagarse e informar si provienen de Pegasus, el cual, se dice, ya no se renovó.

El gobierno de López Obrador no puede dejar pasar este ilícito. Debe investigar y castigar a los responsables.

Durante muchos años, el espionaje ha sido una práctica común en México. Los gobiernos priistas lo utilizaron para perseguir opositores.

Ahora, en el gobierno de la autollamada Cuarta Transformación no puede ni deben permitirse esas prácticas.

Sin embargo, ni el Presidente tiene la certeza de que su gobierno ya no se esté utilizando Pegasus.

López Obrador dijo que se investigará. Ahora con los casos de Monreal, Ruvalcaba y Romo debe de pasar de los dichos a los hechos.

Si en su gobierno se utiliza esa práctica, deberá señalar y poner ante la autoridad correspondiente a los responsables.

Nadie debe ser objeto de espionaje. Las conversaciones privadas están resguardas por la ley y sólo a través de la autorización de un juez se permiten.

Es tiempo de actuar y dejar los discursos populistas a un lado.


TE PUEDE INTERESAR: ¿Quiénes son los maléficos en México?

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.