Barrales y Sheinbaum son acusadas de posible enriquecimiento ilícito en ALDF

Ciudad de México.-  La comparecencia del titular de la Contraloría de la Ciudad de México, Eduardo Rovelo, ante la Asamblea Legislativa (ALDF) se vio envuelta en una serie de acusaciones de los integrantes de los grupos parlamentarios de Morena y PRD.   

Los primeros acusaron a la dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, de posible enriquecimiento ilícito, debido a que en su declaración reportó ingresos adicionales por 11 millones de pesos de los cuales se desconoce su origen.

La morenista María Eugenia Lozano agregó que “la misma ex Secretaria de Educación Pública en 2012 adquirió una propiedad con valor aproximada de 8 millones 200 mil pesos; para el 2014 compró una casa de 13 millones 300 mil pesos, y en 2016, dos años después, compró otra propiedad y esta con un monto aproximado de 20 millones de pesos”.

Mientras que en defensa de la dirigente y senadora del sol azteca, el diputado Iván Texta acusó a la jefa delegacional en Tlalpan, Claudia Sheinbaum, del mismo delito.

Sheinbaum, emanada de Morena, reportó en su declaración 3de3 ingresos por 70 mil pesos mensuales, en un puesto como investigadora de tiempo completo en la Universidad Nacional Autónoma de México, de acuerdo con lo que reveló Texta.

Agregó que el reglamento de la máxima casa de estudios se prohíbe a los investigadores contar con cualquier otro puesto remunerado ya sea al interior o exterior de la institución educativa, motivo por el que solicitó a Rovelo Pico la investigación correspondiente.

Sin embargo, ante los dimes y diretes el contralor se limitó a decir que tomaría nota, mientras que la morenista Beatriz Rojas adelantó que presentarán la denuncia “por difamación” de Sheinbaum.

Texta no limitó sus señalamientos a la delegada de Tlalpan, ya que acusó a la ex contralora, Bertha Luján, de ocultar los 9 terrenos, dos casas y dos bodegas en propiedad del antes oficial Mayor, Octavio Romero.

“La Contraloría opera a través del programa anual de auditoría, se audita o mismo a las 16 delegaciones, se dividen de forma trimestral y obviamente se van revisando principalmente recurso, obra adquisiciones y todo lo que tenga que ver con contratos”, precisó.

Pero Rovelo se abstuvo de realizar alguna declaración de corte político o de partido. “No existe, bajo ninguna circunstancia, ninguna consigna o ninguna tendencia de favorecer o perjudicar alguna demarcación”, comentó.

El contralor exhorto a los jefes delegacionales para que actúen con responsabilidad y ética en atención a la ciudadanía.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.