Al diablo las instituciones y la Constitución

Ciudad de México.- Al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no solo las críticas le “hacen lo que el viento a Juárez”, también la Constitución y las instituciones.

En pleno proceso electoral, el mandatario arremete contra la alianza electoral acordada por el PAN y el PRI para el 2021.

El artículo 134 de la Constitución señala que los servidores públicos no deben influir en la competencia entre los partidos políticos; sin embargo, el Presidente hace todo lo contrario.

TE PUEDE INTERESAR: La muerte en Zongolica 

Critica a la coalición que tiene “la intención de que no ganemos la mayoría en la Cámara de Diputados en la próxima elección”. Olvida que es el Presidente de la República y que él no estará peleando por ningún cargo de elección popular.

Peor aún, pasa por encima de la Constitución y de las instituciones encargadas de velar por la democracia.

El pasado 4 de diciembre, el Instituto Nacional Electoral (INE) le pidió abstenerse de realizar expresiones que resulten ilegales al constituir actos de intromisión electoral y de proselitismo a favor o en contra de un partido político.

López Obrador ignoró la solicitud del INE, y ayer volvió a entrometerse en el proceso electoral –que inició el pasado 7 de septiembre–. Al referirse a la coalición opositora, comentó que así “se termina con la simulación, con la hipocresía”.

El Presidente repite que desde que llegó al poder se acabó el “Estado de chueco” y ahora hay un verdadero “Estado de derecho”, pero es el primero en violar la Constitución, las leyes y de pintarle la cara a las instituciones.

Al no poder subirse a la boleta electoral con la consulta para enjuiciar a los expresidentes, el tabasqueño hace campaña sin importarle la tan llevada y traída “investidura presidencial”, arrastrada por él mismo con sus constantes violaciones a la ley.

La democracia está en riesgo. El mandatario debería ser garante de la equidad en la contienda, pero en cambio pisotea la Constitución. 

No habrá quien se atreva a sancionarlo. El INE le teme y al Congreso, con mayoría morenista y una oposición timorata, lo tiene arrodillado.

Al diablo las instituciones…y la Constitución.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.