Listo el contra dictamen para desechar los planes urbanos

Alberto-Cuenca.capital-cdmx.org
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

El diputado local del PAN Ricardo Rubio tiene listos los dictámenes en sentido negativo para desechar el Plan General de Desarrollo (PGD) y el Programa General de Ordenamiento Territorial (PGOT) que entregó Claudia Sheinbaum al Congreso capitalino el pasado 8 de diciembre.

En la exposición de motivos para desechar ambos instrumentos acusó una larga lista de deficiencias de los planes urbanos.

Agregó que la decisión de desechar el PGD y PGOT obedece a cientos de opiniones negativas por parte de vecinos, académicos, especialistas, así como de colegios de urbanistas y arquitectos, a quienes les asiste la razón.

ARGUMENTOS

Expuso, por ejemplo, que la planeación tiene un carácter obligatorio y debe ser democrática.

Eso implica que el Sistema Integral del Sistema de Planeación y quienes los representan tienen la responsabilidad de garantizar la inclusión de la población en la construcción de propuestas.

Pero ello es una de las principales deficiencias de la propuesta del PGD, pues que no hay visión ciudadana integrada en ninguno de los apartados.

“Esto generó la violación al marco legal que lo sustenta y el descontento generalizado de ciudadanos que conocen y saben del proceso”, alegó Ricardo Rubio.

VISIÓN ACOTADA

En su calidad de presidente de la Comisión de Planeación del Congreso, agregó que los proyectos de planes urbanos ni siquiera responden a una lógica sencilla de englobar todos los temas para cumplir con agendas internacionales.

Aún más, se ignora el mandato y obligatoriedad de cumplir con la Constitución de la CDMX que se caracteriza por tener contenidos innovadores y una mirada de Derechos Humanos que ha resultado punta de lanza para otras cartas magnas de Latinoamérica.

El PGD, dijo, carece de problemáticas relevantes, sin visión integral de garantía de esos derechos plasmados en la Constitución y que hacia el futuro toman más importancia.

Así se desaprovecha la oportunidad de incluir preocupaciones de las generaciones más jóvenes y deja a medias las propuestas de solución a problemas que han impactado en la CDMX desde hace mucho tiempo.

El diputado expuso que sobre la estructura y contenidos del Plan y su desdoblamiento al PGOT, hay una discordancia importante entre lo que se plantea como visión, lo que se describe y analiza en los diagnósticos y su paso a objetivos, metas, estrategias e indicadores. 

Lamentó que el documento no permite pensar en la ciudad hacia el 2040, sino como una lista de intenciones que no aseguran su consolidación.

El diagnóstico estratégico que presentan al inicio, como una mirada general no es concordante con un mínimo diagnósticos al no tener claros los problemas.

Por lo tanto los objetivos son muy generales y ambiguos e inclusos confusos.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Ricardo Rubio destacó que la accidentada conformación de los planes urbanos develó la prevalencia de una participación ciudadana escasa.

Además, quienes participan ven frustrados los esfuerzos y movilizaciones en las que exigen a las autoridades el cumplimiento de sus atribuciones.

Habló de la una participación ciudadana parcial, sobre todo de aquellos habitantes “privilegiados” que cuentan con recursos para acceder a una plataforma digital, tiempo y cierto grado de preparación académica.

Ello en menoscabo del resto, especialmente de la población más vulnerable que necesita que su voz sea tenida en cuenta en los procesos de planeación.

Acusó que el objetivo de presentar la última versión de los planes urbanos por parte del GobCDMX va más encaminado al cumplimiento de una obligación que no fue cumplida en tiempo y forma y que puede entorpecer carreras electorales.

“Lo planteado como mecanismos de participación ciudadana fue una simulación de consulta antes de su entrega por parte de la exjefa de Gobierno.

“No se sometió a una nueva consulta, como lo tiene establecido en la Constitución y la Ley del Sistema de Planeación para el Desarrollo, dejando de lado la opinión del futuro que vivirán en los próximos 20 años quienes habitan la ciudad y dejando de lado sus derechos a opinar”, criticó el legislador.

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días