El CIDE y los 27

¡Ya era hora!  

El CIDE. La ofensiva del Conacyt contra el CIDE demuestra que la 4T está dividida sobre lo que se debe hacer con la ciencia y el conocimiento.

Como la franja ruda se ha impuesto a la moderada, la libertad de investigación dependerá del gremio.

En la 4T hay dos corrientes hacia la academia.

La lideresa de los duros es la directora de Conacyt y en los últimos tres años ha utilizado métodos profundamente autoritarios para limpiar a la academia mexicana de lo que llaman “neoliberalismo” y la derechización.

Nunca ha fundamentado su diagnóstico ni dialogado con los afectados.

Le ha bastado con tener el respaldo del Presidente y la corriente ruda.

A los moderados les disgustan los métodos empleados por la directora de Conacyt pero son muy cuidadosos a la hora de poner distancia.

Los deslindes de los tres precandidatos de Morena a la presidencia se caracterizaron por la sutileza.

El CIDE

Fuentes conocedoras me confirman que muchos otros funcionarios repudian en privado la saña de Conacyt contra los académicos, pero optan por la disciplina y el silencio.

La última Asamblea de Asociados refleja con precisión esta situación.

El Conacyt propuso hacerle cirugía mayor al Estatuto General y lograr, entre otras medidas, excluir a la comunidad del proceso de toma de decisiones.

El único voto de la dignidad lo emitió la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier quien rechazó la reforma.

Es muy significativo que el segundo voto en contra viniera de El Colegio de México, la única institución académica en dicha asamblea.

El mensaje es clarísimo: si queremos preservar las condiciones que permitan la libertad de investigación tendremos que luchar por ellas.

Es importante entenderlo porque quedan tres años del Conacyt autoritario.

¿Y q se viene? Partamos de que el Conacyt tiene límites.

Por ejemplo, solo controla la jerarquía del CIDE, y el gobierno federal no utilizará la fuerza pública para doblegar a una comunidad que transmite unidad y determinación en público y en privado.

Tienen razones para ello. Su relato se impuso, recogieron carretadas de solidaridad y están bien atrincherados en su institución.

El forcejeo entre la dirección impuesta por el Conacyt y la comunidad seguirá en el frente jurídico.

Hay 16 amparos presentados por profesores y estudiantes ante la justicia administrativa y un número considerable de quejas presentadas ante los órganos internos de control del CIDE y Conacyt dependientes de la Secretaría de la Función Pública.

Los amparos 

Como el jurídico de Conacyt está rebasado –hay quien va más lejos y dice que está colapsadopor la cantidad de amparos, demandas y quejas acumuladas durante tres años, es posible que los jueces reviertan algunas decisiones tomadas por Conacyt.

Los próximos tres años serán de incertidumbre.

No sabemos si el Conacyt se contentará con su costosa victoria en el CIDE o se lanzará contra los 27 Centros Conacyt que están bajo su tutela.

Ignoramos si afilan los machetes para lanzarse contra los integrantes del Sistema Nacional de Investigadores o contra la “derechizada” UNAM u otras instituciones públicas como El Colegio de México.

Sigo sin entender cómo, cuándo y por qué le agarraron tanta tirria a los científicos y académicos, la mayoría de los cuales los respaldamos desde la autonomía.

En lugar de lanzarse contra la mafia del poder, se han encarnizado con una comunidad científica y académica caracterizada por la diversidad.

Una explicación posible serían las tendencias autodestructivas del lopezobradorismo.

Después del fraude electoral de 2006, Alejandro Encinas personaje histórico de la izquierda mexicanaanunció que escribiría un libro donde “sería implacable” en su crítica a los errores cometidos en la campaña de López Obrador.

Nunca lo publicó, pero nos heredó una frase autocrítica que serviría como hipótesis de trabajo para alguna tesis doctoral: “No nos ganaron [la elección], nosotros la perdimos” (Emiliano Ruiz Parra, Reforma, 9 de marzo de 2008).

En 2018 el lopezobradorismo ganó la presidencia de la República y podría haber hecho reformas a profundidad en una academia urgida de una puesta al día.

En lugar de eso hemos padecido un revanchismo agresivo.

El gremio no puede confiar en que los moderados de la 4T defenderán la libertad de investigación. De nosotros depende preservarla.


Colaboró Sergio Huesca Villeda

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.