Desplazados

Emancipación

Antes del retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán, 82 millones de personas deambulaban por el mundo buscando refugio. Son los desplazados.

El desplazado pierde el control, total o parcial, sobre su existencia.

Quienes padecen esa condición de desarraigo son dependientes de la esquiva fortuna y de la voluntad de gobiernos, organismos multilaterales, ONGs y personas.

En su jornada enfrentan al rechazo y encuentran la solidaridad en un forcejeo que tiene como referencia a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

No hay duda: los desplazados son uno de los grandes dilemas del siglo XXI.

En las reacciones a Afganistán hay de todo.

La España de Pedro Sánchez mostró un compromiso sin fisuras y evacuó a 2,200 personas.

Holanda primero abandonó a su personal y luego rescató a otras dos mil.

El gobierno de Estados Unidos evacuó a decenas de miles que ahora vagan por el limbo de los laberintos burocráticos y del enfrentamiento entre liberales y conservadores.

Incluyo, en este brevísimo repaso, al partido ultraderechista español Vox: propone que España solo reciba a afganos cristianos.

Desplazados

Lo religioso importa y mucho.

Les cuento la curiosa historia de los refugiados religiosos los que no encuentran cabida a su espiritualidad en las religiones existentes-.

La Universidad de Harvard tiene 40 capellanes que seleccionan periódicamente a un presidente de capellanes.

Este año eligieron por unanimidad ¡a un ateo! Greg Epstein escribió el libro El bien sin Dios donde sostiene que no debemos buscar las respuestas en Dios.

Para él, cada ser humano es la respuesta a los otros.

En otras palabras, en la actualidad el camino está en ejercer la espiritualidad, la ética y la religión a partir de una comunidad con causas compartidas.

No hace falta una iglesia para eso.

México es y será uno de los protagonistas en el drama de los desplazados.

Por ahora, la 4T se distingue por su incongruencia.

Fue impecable y exquisito el trato dado a los afganos que colaboraron con el New York Times y el Wall Street Journal; a Marcelo Ebrard le bastó hora y media para obtener la venia presidencial y traer a México a un grupo de afganos.

El gesto se pierde por la crueldad metódica del gobierno mexicano contra los migrantes centroamericanos.

Crueldad de la 4T

Crueldad ratificada por la actitud presidencial: en Chiapas pasó junto a una columna de 700 extranjeros y los ignoró mientras la Guardia Nacional se lucía con una agresividad que no muestran a la hora de enfrentar sicarios.

¡Quién hubiera imaginado que la 4T terminaría siendo el gendarme que hace el trabajo sucio de Washington!

En Afganistán y Chiapas, entre muchos otros lugares del mundo, se está jugando la vigencia de la Declaración.

Aprobada en 1948, enuncia los derechos que tienen todos los seres humanos para poder vivir en libertad y con dignidad.

En el siglo XX, este documento revolucionó la cultura política del planeta.

Es universal la creencia de que todos tenemos derecho a ser respetados por la autoridad.

La Declaración está bajo asedio en todo el mundo por fenómenos de antaño extremismos religiosos ydesigualdad y de la actualidad: cambio climático, epidemia de COVID u ofensiva mundial contra la democracia.

Tapachula, Chiapas se ha convertido en una ciudadprisión para los desplazados.

En esa frontera se reproducen el rechazo, los maltratos y la explotación con la misma fuerza que la solidaridad de organismos como el Fray Matías de Córdova o el Albergue Hospitalidad y Solidaridad.

Debe reconocerse el compromiso de funcionarios de los tres niveles de gobierno y de la comunidad internacional; la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y ONU Mujeres entre otros.

Imposible pronosticar cómo evolucionará la situación de los desplazados.

Sí puede asegurarse que la batalla por las poblaciones desplazadas tendrá como uno de sus principales focos de atención mundial las fronteras entre México-Guatemala y México-Estados Unidos y que el gobierno mexicano carece de una política integral (excepción hecha de los golpeadores del Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional).

Es igualmente previsible el protagonismo de las personas y las comunidades defendiendo la Declaración.

En Afganistán y Chiapas se confrontan la barbarie con la civilidad.


TE PUEDE INTERESAR: Hay que darle vuelta a la página: Sandra Cuevas

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.