Delfina Gómez, la alternancia: Del Moral, la coalición

Mi amigo

Será una suerte de vértigo. Las campañas duran poco y los márgenes son estrechos para modificar preferencias seduciendo a los votantes.

Además, se atraviesan las fiestas de Semana Santa, donde la atención no suele estar en los temas de carácter público.

Como pocas veces, el interés trasciende a lo local, porque de los resultados dependerán los siguientes pasos hacia el 2024.

La disputa más relevante es la que se desarrollará en el Estado de México.

Solo hay dos contendientes: Delfina Gómez y Alejandra del Moral.

En realidad, sus respaldos son una suerte de experimento de lo que podría ocurrir el próximo año a nivel nacional.

Es por ello por lo que el planteamiento estratégico se vuelve tan relevante.

Morena vende la posibilidad de la primera alternancia en el Estado de México y la alianza del PRI, PAN y PRD la llegada de un gobierno de coalición, lo que tampoco ha ocurrido.

Delfina Gómez, la alternancia 

Son trazos finos que tienen que permear en propuestas concretas que le digan algo a la gente, que les permita encontrar el sentido a su voto entre las dos premisas.

La candidata morenista tiene larga historia en su tierra.

Perdió hace seis años con Alfredo del Mazo, pero quedó cerca, tanto así que aquello fue una señal de lo que estaba por ocurrir el siguiente año a nivel federal.

Una cuestión es interesante, ya que nadie reivindica la historia del grupo Atlacomulco, una de las corrientes políticas más importantes de las últimas décadas.

Enrique Peña Nieto resultó la cúspide de su proyecto, pero a la vez su desbarrancamiento más profundo.

En contra parte, Del Moral es una buena candidata, que le habla a las clases medias, que no es mal vista en los bastiones tradicionales del panismo en la zona conurbada con la Ciudad de México y al mismo tiempo es una priista que dirigió a su partido y logró resultados favorables en 2021.

Lo que acontezca en el Estado de México es crucial.

Una victoria de Alejandra del Moral empoderará a los priistas y los devolverá a la pista para incidir con fuerza en la postulación del abanderado presidencial.

Hasta ahora hay una suerte de pausa, en la que los panistas avanzan, pero esto no será igual una vez que se conozcan los resultados el próximo 4 de junio.

Morena y su alianza con el PT y el Verde Ecologista no variará porque los une lo que ya tienen y el horizonte de mantener el poder. Son alicientes nada despreciables.

Pero si Delfina se alzara con el triunfo facilitaría las cosas y mantendría el relato de que 4T es un esquema de gobierno que llegó para quedarse por mucho tiempo.


Publicado en Forbes México el 4 de abril de 2023.

Imprimir artículo Síguenos en Google News