Cuando la FGR comerá un pollito con Lozoya

Siguen enojadas y vulnerables 

Cuando la FGR comerá un pollito con Lozoya. La persecución del delito e impartición de justicia en México es muy sui generis, pese a que se diga desde Palacio Nacional que “no somos iguales’’, pero sería sano saber quién pagó la cena de Emilio Lozoya Austin.

Esto porque el flamante fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, no ha logrado resolver nada.

Pero si perseguir investigadores del CONACYT y a Rosario Robles, de Ayotzinapa ni se diga.

Según los tiempos procesales de esta tan mentada reforma judicial que inició en 2008, sigue mostrando lo que muchos especialistas comentaron a este servidor desde cuando se presentó su implementación.

Ellos desde diversos foros e incluso durante los diplomados de especialización sobre la Reforma Judicial para Reporteros, que auspiciaron la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el CJF, IBERO e ITAM.

La ominosa respuesta de la Fiscalía General de la República (FGR) que solo cambió de nombre de Procuraduría General de la República (PGR), no de “hombres’’, sobre el convivio de Lozoya Austin es lamentable.

“Con fechas 28 y 29 de julio de 2020 el juez de Control del Reclusorio Norte sujetó a proceso al imputado, señalándole como medidas cautelares, la colocación de un brazalete electrónico;

“Su firma periódica ante el juzgado y la prohibición de salir del país, retirándole el pasaporte.

“Dicho juzgado hasta el día de hoy no ha reportado que la persona haya infringido las medidas impuestas…’’.

Cuando la FGR comerá un pollito con Lozoya

Y para que decir lo demás. Recuerda la FGR, que el 11 de agosto de 2020 denunció de delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, enriquecimiento ilícito, electorales, cohecho, entre otros a sus “amigos’’.

Ellos, sus “compinches’’ cuando el desempeño el cargo de director de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

No menciona a expresidentes, sí a Luis Videgaray, el panista Ricardo Anaya, José Antonio Meade, excandidato presidencial del PRI, esos y más.

La cuestión de esto es sí el inoperante fiscal Alejandro Gertz Manero y su grupo de inútiles, han logrado enderezar siquiera una carpeta de investigación en contra de los señalados, solo dice se “abrió una carpeta…’’ y hasta ahí.

Gracias a la sagacidad de la periodista Lourdes Mendoza Peñaloza, a quien Lozoya Austin quiso desprestigiar, se logró observar el terrible sufrimiento a que lo tiene sometido la FGR por ser un “delincuente confeso’’ y un “soplón’’.

Lo que no ha podido obtener Rosario Robles por su lealtad o porque no hay nada, vinculada a la “Estafa Maestra’’.

Cuántos de los mencionados por Lozoya Austin están procesados.

Es pregunta.

En este medio de procuración e impartición de justicia, atestiguamos que sí pueden salir al ser “soplones’’, pero a algunos le ha costado la vida, incluso por solo ser testigos colaboradores.

Ahora vamos a tener que aguantar a ese Fiscal General que siempre ha utilizado su cargo para sus menjurjes.

Uno de ellos publicado en el Economista cuando fue secretario de seguridad pública en la época del PRD, contra Silvia Pinal.

Ahora va contra su cuñada y lo vamos a tener que aguantar tanto los mexicanos como el próximo gobierno, su cargo será transexenal.

COMMODATO

Con estos resultados a quién le importa lo que diga el arrendatario de una suite de lujo de Palacio Nacional ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre corrupción.

No será ante público cautivo o siervos de la nación.


TE PUEDE INTERESAR: La sociedad de los enemigos

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.