Crisis social y política en CDMX

Foto del avatar
Luis Eduardo Velázquez Director del diario y semanario digital Capital CDMX

En la Ciudad de México (CDMX) se vive una crisis social y política.

¿La razón? Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX, decidió defenestrar al presidente del Congreso capitalino, Christian Von Roerich.

Lo hizo la misma semana que en Perú se vivió una crisis política porque el presidente peruano se dejó llevar por la emoción de un tirano y dio un autogolpe de Estado. 

Quedaría la imagen como mera anécdota de los aprendices de dictadores de América Latina, pero se vuelve analogía al ver que el político peruano esperaba asilo político en México. 

Sheinbaum y la 4T han generado la percepción de ser un gobierno dictatorial. 

Hay censura a la libertad de expresión de formas pasivas y agresivas.

Hay inhibición de la protesta social y lo más duro, hay represión y abuso de la fuerza para reprimir a los ciudadanos que exigen transparencia al gobierno o temen de sus planes perversos.

Eso se vivió en el sur de la CDMX donde los pueblos indígenas se levantaron ante la intentona de Sheinbaum por entregar a los inmobiliarios el suelo rural y las áreas naturales protegidas.

Crisis social y política en la CDMX

El albazo de Sheinbaum lo detuvieron varios vecinos que están en la resistencia desde hace más de una década, en particular el pueblo de Xoco.

No obstante, la reacción de Sheinbaum con la represión en Xochimilco la desnudó como represora y abrió una crisis social. 

Y sin importarle ello, ordenó a la Fiscalía CDMX abrir fuego contra Christian Von Roerich, coordinador del PAN y presidente del Congreso capitalino, y enjuiciarlo por asociación delictuosa y otros delitos federales.

Lejos del juicio penal que habrá que llevarse, Sheinbaum abrió una crisis política sin precedentes y fue tildada de “aprendiz de dictadora” por la oposición, que ya bautizó a la CDMX como “la Ciudad de la persecución”.

A un año de la elección de 2024 para renovar la Jefatura de Gobierno, la CDMX ya es un campo de batalla electoral. 

Los panistas respondieron unificándose y advirtiendo que habrá revancha. Morena reaccionó de la misma forma y evidenciaron que no es un tema jurídico sino político por una ambición vulgar del poder por el poder.

Deben serenarse ambos bandos porque quien esta perdiendo es la ciudadanía que diario padece los malos servicios, que son producto de tener a las autoridades concentradas en la disputa del poder y no para lo que fueron electos: el ejercicio de gobierno.


Semanario 113
Síguenos en Google News

Director del diario y semanario digital Capital CDMX
¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.