Trata de personas: CDMX en el foco rojo

Trata de personas

La trata de personas es un problema de comprensión en México y tiene un fuerte impacto en la Ciudad de México (CDMX).

Una de las causas primordiales por las que este crimen continúa avanzando es por la falta de claridad en el concepto:

“Parte de lo que hace falta en México en el tema de trata, es que se comprenda el propio delito», aseguró Mónica Salazar, directora de la asociación Dignificando el Trabajo a Expansión Política.

La complejidad en este delito reside en sus múltiples aristas.

Y es que la trata de personas abarca una amplia gama de conductas delictivas.

Estas van desde el tráfico de personas, de órganos, la pornografía infantil y la explotación de la prostitución ajena.

Mónica Salazar denunció que el gobierno de México no se encuentra preparado para hacer frente a este monstruo de mil cabezas, ya que no existen programas de prevención, sanción y erradicación en materia de la trata de personas.

Además, la amplitud del delito promueve la dispersión y, por lo tanto, al desvanecimiento de los esfuerzos de las autoridades.

Trata de personas: CDMX en el foco

Ante este panorama, resulta imprescindible la promoción del conocimiento y conciencia del delito para proteger a la población y, con suerte, disminuir las estadísticas.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ofrece una definición clara para este crimen:

«La trata de personas se presenta cuando un individuo promueve el traslado o entrega de otro para su propio beneficio.

«O para un tercero en donde se utiliza la violencia, engaño o el abuso de poder, con la finalidad de someterla a explotación sexual, trabajos forzados, esclavitud o a la extirpación de un órgano».

Este es otro de los delitos que, si bien no discriminan, sí priorizan su grado de incidencia entre los grupos de mujeres, niñas y personas de la diversidad sexual.

Cultura patriarcal

El investigador social Francisco Ontiveros explicó en la Gaceta de la UNAM que la razón por la que la trata es uno de los delitos que se pierden con mayor frecuencia en la agenda política, se debe a su manejo bajo una cultura patriarcal.

Sin embargo, otros grupos como los migrantes, indígenas, niños, adolescentes, personas con discapacidad y adultos mayores son también golpeados por este tipo de crímenes.

De hecho, Salazar menciona un incremento en el tema de trabajo forzoso con hombres y una mayor frecuencia en el reclutamiento de niños para el crimen organizado.

La precarización laboral, la pobreza y la enfermedad son factores que vulneran a las personas a ser víctimas de esta clase de delitos.

Mario Luis Fuentes Alcalá, investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo, aseguró que se utilizan métodos como el enamoramiento u ofrecimiento de empleo, engaño y abuso de poder para enganchar.

Distribución de la trata de personas 

La región centro del país resulta ser el foco principal la CDMX y el Estado de México.

Además de Puebla, Tlaxcala, Morelos, Michoacán e Hidalgo teniendo el mayor número de casos reportados.

Después, la preocupación sube a la región norte en Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango y Nuevo León.

Junto con Sonora, Sinaloa y Tamaulipas debido a su colindancia con la frontera de los Estados Unidos.

En la región del Bajío la vertiente de este delito que más se repite es la de la explotación de la mano de obra migrante debido a la inestabilidad laboral.

Por último, en la zona sur de Campeche, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, Oaxaca y Guerrero se observó un incremento de este delito en Cancún, Xalapa y Oaxaca capital.

Salir de la versión móvil