«Tierra Mestizza» y «Flor de Piña», dos nuevos mezcales en el mercado mexicano

Con todo el sabor de San Dionisio Ocotepec, Oaxaca

Foto del avatar
Graciela Rodriguez Fierro Editora Estilo de Vida

El mezcal, una de las más emblemáticas bebidas de  nuestro país, tiene dos nuevas marcas en el mercado mexicano: Tierra Mestiza y Flor de Piña, mismas que se presentaron en el Tasting Room de  Mitíka, donde además estuvo presente su maestro mezcalero.

La empresa Espíritus y Destilación apasionada por  descubrir  y desarrollar bebidas espirituosas como es el mezcal, encontró en  San Dionisio Ocotepec, Oaxaca un mezcal de gran calidad elaborado a la manera más tradicional de su región: Tierra Mestizza y Flor de Piña, por lo cual decidió asociarse con ellos e impulsar sus marcas.

 

«Todo comenzó con un viaje a la sierra con una sola idea, buscar y dar a conocer al mundo el mejor mezcal, una aventura inolvidable e irrepetible a lo desconocido. Un recorrido que rindió frutos encontrando un verdadero mezcal, a partir de aquí se ha fincado como objetivo dar a conocer la tradición y su magia por el mundo, así nace Espíritus y Destilación junto a sus marcas Tierra Mestizza y Flor de Piña. Un mezcal lleno de sensaciones que con elegancia y misterio evocan lo milenario”, contó uno de sus socios.

Su maestro mezcalero solo tiene 28 años de edad

Elaborados por el maestro mezcalero  Miguel Martínez Gerónimo con apenas 28 años de edad, representa a la tercera generación expertos, pues es una herencia que vienen de su abuela materna y de su tío, de quien aprendió a los 20 años a elaborar mezcales con agaves endémicos de la región: espadín, cuishe, tobalá y tepeztate.

 

“Nuestros mezcales son de muy buena calidad y se van a  llevar una grata experiencia, el  espadín de Flor de Piña está elaborado a 45 grados  (el grado tradicional en el que se debe consumir el mezcal) y se toma directo a besos como decimos en el mundo del mezcal, además lo  preparamos con agaves, espadín cuishe, tobalá y tepeztate”, comentó el experto.

Por otro lado dijo, que su etiqueta Tierra  Mestizza cuenta con mezcales suaves, pues elaboran una etiqueta a  38 grados con notas ahumadas y sabor del maguey, este es para personas que apenas se inician en el mundo de esta bebida tradicional. Para conocedores cuentan con etiquetas que son ensambles (mezclas) que pueden llevar uno o dos tipos de agaves que puede ser  espadín con cuishe  o  espadín con tepeztate.

El mezcal no es moda es tradición

“Para mi es un privilegio ser oaxaqueño y tener una cultura y una  gastronomía muy rica. En Oaxaca  tenemos más de 10 agaves y tenemos la denominación de origen, pero aparte de esto, es importante decir que el mezcal no es moda, es tradición y viene de familia. En nuestra vida, el mezcal siempre está presente desde una boda hasta un funeral”, expuso Martínez Gerónimo.

Es por ello que la historia del mezcal se remonta de muchos siglos atrás, con raíces en las culturas prehispánicas que utilizaban el agave como una planta sagrada y para la elaboración de bebidas ceremoniales, se cree que ellos conocían el método de destilación pues han encontrado indicios de mezcal en excavaciones.

Sin embargo, se argumenta que el proceso de destilación llegó con los españoles, particularmente de la Nao de China que venía de Manila, de donde llegaron los primeros alambiques.

 

Su reconocimiento ya es internacional

A lo largo del tiempo, el mezcal ha evolucionado, pasando de ser una bebida local y artesanal a ganar reconocimiento a nivel nacional e internacional.

A los 20 años dejé la escuela y me enamoré del mezcal, te enamoras de  los procesos desde el maguey jimado hasta la cocción. Te sorprende ver en el proceso como se obtiene de un agave cocido, un agave dulce con sabor a caramelo. Esto ya es una experiencia y de ahí viene de la fermentación a  la destilación, un proceso al que le agarras cariño porque finalmente observas como de un agave se va produciendo el mezcal”, concluyó el maestro mezcalero.

Los mezcales de Tierra Mestizza y Flor de Piña se pueden encontrar en tiendas de La Europea en línea o en físico en las redes sociales de las etiqueras. Su precio van de los $500 a  los $950.

 

Imprimir artículo Síguenos en Google News
Salir de la versión móvil