Primer semestre del año registra a 47 mujeres quemadas en México

Marchas feministas en México ante la violencia contra las mujeres

Foto: Karen Melo

El reciente caso de Luz Raquel Padilla Gutiérrez ha sacado a relucir esta nueva expresión de violencia contra las mujeres en México. 

La semana pasada, la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, presumió una disminución del 20 por ciento en los feminicidios con respecto al máximo histórico. 

La funcionaria señaló que la curva de casos registrados mantiene una tendencia a la baja. 

Sin embargo, este tipo de crímenes de odio comienza a proyectarse con vehemencia alrededor de la república. 

Exponiendo que la violencia en México disminuye en números, pero sus manifestaciones se transforman. 

Cifras de la Secretaría de Salud Federal mostraron que, de enero a junio de 2022, 47 mujeres fueron atacadas con fuego de forma deliberada. 

Un fenómeno en el que los agresores no sólo deciden sobre la vida de sus víctimas, sino que materializan la violencia machista al marcar sus cuerpos. 

Violencia extrema contra las mujeres: el mapeo del desastre 

Según El Heraldo, diversos hospitales en la extensión de la república registraron un promedio de dos agresiones de este tipo por semana. 

Más de la mitad de los casos estuvieron relacionados con violencia ejercida por familiares de la víctima. 

Mientras que, en 18 de estos, el agresor no guardaba parentesco con ellas. 

En consecuencia, este año la percepción de seguridad de las mexicanas se ha visto alterada, provocando una paranoia colectiva ante la situación. 

Investigaciones del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) mostraron que más del 70 por ciento de las habitantes del país se sienten inseguras viviendo en sus ciudades. 

Datos que concuerdan con registros duros de la realidad mexicana visibilizan un impetuoso incremento jamás antes visto.  

El mes pasado, el país testificó la muerte violenta de 281 mujeres, un promedio de 9.3 casos diarios. 

Mostrando 16 casos adicionales a los presentados en mayo y un incremento del 39.8 por ciento en comparación con julio de 2021. 

La sanguinaria primera mitad de junio sumó 398,000 feminicidios cometidos en México con una distribución que coincide con el fenómeno de violencia que se sufre. 

Las 13.05 bajas en Colima lo posicionan en el primer lugar, seguido por Baja California con 7.46 casos; Zacatecas, con 7.21; Michoacán, con 6.05 y Guanajuato, con 6.01. 

No obstante, otros estados traducen el odio contra las mujeres en números que desafían a la moralidad.

Así, los estados más peligrosos para las mexicanas son el Estado de México con 78 feminicidios; Oaxaca, con 72; Nuevo León, con 65; Veracruz, con 48, Ciudad de México, con 32 casos registrados. 

Por su parte, julio desbanca el promedio de 3 feminicidios por día en la Ciudad de México, presentando un registro de, por lo menos, cuatro feminicidios confirmados en el mes.

Salir de la versión móvil