Presentan peritaje sobre Xoco y los impactos perniciosos del proyecto Mítikah

Alberto-Cuenca.capital-cdmx.org
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

El pueblo de Xoco en el límite sur de la alcaldía Benito Juárez, ha sido constantemente agredido y agraviado por el desarrollo urbano, al igual que muchos pueblos de la ciudad.

Pero Xoco tiene la particularidad que desde 2008 se cierne sobre esa comunidad la amenaza del proyecto inmobiliario más grande de Latinoamérica, conocido como Mítikah, que ha resultado catastrófico para los habitantes originarios.

El plan inmobiliario original está concebido para 10 torres, de un complejo que hasta ahora lleva seis inmuebles si se Incluye al centro comercial que ya opera en la zona.

La torre principal, un rascacielos que se aprecia desde cualquier punto de la Ciudad tiene 68 niveles, aunque a decir del abogado defensor del pueblo de Xoco, Arturo Aparicio, los desarrolladores de Mítikah construyeron ilegalmente tres pisos de más pues solo tenían permitidos 65 niveles.

Además, relató, la empresa constructora que es Fibra Uno “se robó” la calle principal del pueblo de Xoco que es Real de Mayorazgo.

Como parte del robo de esa calle se registró en 2019 la tala ilegal de más de 80 árboles que terminó con el pago de una multa por parte de la empresa.

Aparicio hizo el recuento de agravios contra esa comunidad durante la presentación del “Peritaje social, antropológico y en derechos humanos del pueblo originario de San Sebastián Xoco” que se realizó en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

PROYECTO PERNICIOSO

Ahí recordó que Fibra Uno presentó la apropiación de la calle como parte del plan de mitigación y mejora al pueblo, cuando la presencia del proyecto inmobiliario ha resultado totalmente pernicioso para Xoco.

Añadió que la llegada del proyecto Mítikah, desde 2008 a la fecha, ha generado un claro fenómeno de gentrificación en la zona, con más torres de departamentos y oficinas en el territorio y alrededores, como cuatro City Towers, un Be Grand, Square y torres Agatha, todos edificios de más de 10 niveles.

Hay centros comerciales de alto impacto como Patio Universidad y Mítikah.

Se registra un aumento de hasta un 400 por ciento del pago de impuesto predial, lo que ha dado lugar a desplazamientos porque es incosteable la vida.

A ello se suma la escasez de agua, ruptura en el tejido social y pérdida de identidad.

CONSULTA A MODO

También en Xoco se llevó a cabo el primer ensayo en la CDMX de una Consulta Vecinal a modo sobre las medidas de mitigación de un proyecto de impacto ambiental.

Esa consulta llevó el sui generis nombre de Consulta Vecinal para Grandes Construcciones.

Se trata de un modelo en el que participa una segunda empresa contratada por la constructora principal y se dedica a hacer consultas a modo, pero solo respecto a las medidas de mitigación, ni siquiera sobre el proyecto inmobiliario.

Además, cuenta con el apoyo de la autoridad electoral como sí podría tenerlo la consulta pública.

ANTE UN JUEZ

Arturo Aparicio explicó que el peritaje fue un ejercicio realizado por antropólogos, sociólogos, politólogos y demás especialistas, con la intención de identificar cómo el proyecto de Mítikah ha provocado la ruptura social en Xoco y se construyen procesos de consulta fuera de la norma. 

Recordó que existe un proceso judicial de parte de los habitantes de Xoco contra Mítikah, por el “robo” de la calle Real de Mayorazgo.

Como parte de ese proceso se le presentó al juez del caso este peritaje, sin embargo, el impartidor de justicia lo consultó parcialmente y determinó que la Consulta para Grandes Construcciones podía suplir a la consulta indígena para pueblos originarios.

El criterio del juez fue que como no había padrones claros sobre cuántos son los habitantes del pueblo de Xoco no se podía hacer una consulta indígena.

REPONER LA CALLE

El abogado lamentó la decisión de juez, al recordar que en el proceso ya había identificadas cuando menos 500 personas habitantes de esa comunidad.

Dijo que la sentencia fue impugnada y ya está en revisión.

Confió que en el resultado de esa segunda instancia haya un cambio de sentido y se ordene la restitución de la calle Real de Mayorazgo, así como medidas de no repetición, además de una reparación integral del daño.

DESPOJO URBANO

Durante este encuentro en el Instituto de Investigaciones Jurídicas también participó Martha Olivares, profesora de la UACM, especialista en peritaje antropológico y  Coordinadora del peritaje del pueblo de Xoco.

Acusó que lo sucedido en esa comunidad es ejemplo del despojo urbano inmobiliario que se vive en muchas zonas de la Ciudad.

Lamentó la actitud de las autoridades capitalinas respecto al reconocimiento de Xoco como un pueblo originario, pues lo reduce a un territorio de reminiscencias prehispánicas.

Pero explicó que con el peritaje se  sustenta que Xoco sí es un pueblo originario a pesar de que aparece como una colonia.

Un aspecto importante es que se resalta la auto adscripción de esa comunidad, a partir de la asamblea ciudadana que se llevó a cabo el 17 de febrero de 2021.

Ahí los mismos habitantes se reconocieron como pueblo originario 

Olivares destacó que Xoco tiene elementos prehispánicos, coloniales y modernos al mismo tiempo.

Es una comunidad que a lo largo de los siglos ha sufrido fragmentaciones, pues alguna vez fue parte de Mixcoac, pero también de Coyoacán y luego a mediados del siglo XX padeció los procesos de urbanización lo que acabó con los esquemas de propiedad social y las dinámicas agrícolas.

Así, la especialista dijo que en el peritaje a Xoco se le clasificó como un pueblo en transición a una urbanización que sus pobladores originarios no eligieron, sino que fueron obligados.

Eso los ha llevado a procesos de reconstrucción del tejido comunitario y la creación de frentes de defensa territoriales.

RASTREO 

Como parte del peritaje, explicó la académica, se hizo un rastreo sobre la clasificación histórica que la han dado las autoridades al pueblo de Xoco.

De acuerdo con los intereses en turno las autoridades políticas los reconocen o los desconocen a contentillo y ese ha sido el caso de Xoco.

Imprimir artículo Síguenos en Google News
Salir de la versión móvil