Preparan movilizaciones contra la aprobación del PGOT y PGD en el Congreso capitalino

Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Habitantes de pueblos y barrios originarios preparan una serie de movilizaciones y acciones en redes sociales contra la inminente aprobación en el Congreso capitalino de las versiones oficialistas del Plan General de Desarrollo (PGD) y el Programa General de Ordenamiento Territorial (PGOT).

Este lunes en la noche las comisiones unidas de Desarrollo Urbano y Planeación del Congreso local discutirán los dictámenes y, como solo se requiere mayoría simple para validarlos, se espera que la 4T se imponga para aprobarlos hoy y el próximo jueves en el Pleno.

Los pobladores, reunidos en colectivos, comenzaron con mensajes en redes sociales dirigidos a los diputados locales de todos los partidos y en particular a los de la 4T, para que voten en contra de los planes urbanos y se reponga la consulta pública respecto a ambos documentos.

En Xochimilco y Milpa Alta realizaron manifestaciones de protesta en módulos de atención y gestión de los legisladores por esos distritos. Así ocurrió en el módulo de la petista Circe Camacho.

Alejandro Velázquez, de la Coordinación de Pueblos, Barrios y Colonias de Xochimilco, anunció que este martes 5 de diciembre se realizarán bloqueos en tres importantes avenidas de la Ciudad.

No quiso revelar el lugar y la hora donde se desarrollarán esos bloqueos, pero con ello buscan presionar a los diputados para desechar el PGD y PGOT.

DETALLES

En conferencia de prensa, Luis Miguel Robles Gil, especialista en desarrollo urbano sustentable, enumeró contenidos de PGOT que, de aprobarse, atentarán y ponen en riesgo las 88 mil hectáreas de suelo de conservación que aún existen en la Ciudad.

Acusó como una falsedad el argumento de que el suelo de conservación permanecerá sin alteraciones.

Dijo que los programas parciales de desarrollo urbano no se modificarán y la zonificación secundaria será definida en su momento por las alcaldías.

Sobre este aspecto abundó Alejandro Velázquez, quien agregó que con el PGOT se eliminara la regulación específica para la protección de los bosques y con ello se abrirá la posibilidad de que existan cambios de uso de suelo a través de los Programas de Ordenamiento de cada demarcación.

Ello, advirtió, derivará en la creación de polígonos de crecimiento inmobiliario escudados en supuestos proyectos ecoturísticos que, en los hechos, propiciarán la expansión de la mancha urbana.

ASENTAMIENTOS HUMANOS

Otro riesgo vendrá con el manejo que se pretende hacer de los asentamientos humanos irregulares, señaló Miguel Robles Gil, pues la intención es lograr la consolidación de esos asentamientos.

Aunado al plan de consolidar los asentamientos, el especialista habló de la “infraestructura del bienestar” que se pretende edificar en suelo forestal de protección y de conservación.

Esa infraestructura serían escuelas, centros de salud, comunitarios y culturales, cuya razón de ser no se explica pues en suelo forestal y de conservación no hay población que pudiera ser usuaria de dichos espacios.

Los planes urbanos, acusó, no contemplan un manejo sustentable del agua, ni de fuentes propias o externas.

Además, no vislumbra un saneamiento de zonas de barrancas ni la recuperación de áreas de valor ambiental invadidas por la mancha urbana.

Lamentó que incluso se prevé revisar la veda forestal para los bosques de la Ciudad, establecida por decreto presidencial desde 1947, y eso obedece a presiones de grupos de talamontes.

Robles Gil advirtió que la zona forestal de Valle de México, entendida como el Bosque de Agua y el corredor Ajusco-Chichinautzin, no tiene la dimensión como para ser maderable, por lo cual no podría prestarse a la tala.

 

Imprimir artículo

Post más visitados en los últimos 7 días

Salir de la versión móvil