Y si preguntamos a niños y adolescentes qué hacer ante el Coronavirus



Ciudad de México.- La loca salida de los mexicanos a las calles para retomar sus espacios, ir al trabajo por necesidad, volver a socializar o incluso el valemadrismo que nos marca a la mayoría, es muy diferente a la visión que tienen los adolescentes y menores de edad, quienes aún tienen que “someterse’’ al aislamiento social.

Ellos tienen sus propias historias y en eso no hemos reparado, estamos más preocupados por mantener la casa y el trabajo, pagar a nuestros acreedores y la angustia de cada quincena de los que tienen la fortuna de mantener su empleo, están a pago de 50% y no se han sumado a la enorme fila de desempleados.

Algunos de ustedes se han puesto a pensar, qué sienten y cuál diagnóstico contemplan los 13.7 millones de menores de entre 12 y 17 años, que se componen por 6.7 millones de hombres y 6.5 millones de mujeres menores de 18 años, lo que se dice según los piadosos será la próxima generación y el futuro de México.

Qué pensaran sobre su primera crisis encerrados, observando como un presidente como Andrés Manuel López Obrador, desdeña la letalidad del Coronavirus COVID-19 desde que se infiltró en la Patria el 28 de febrero pasado, que nos ha hecho perder el mes marzo, abril, mayo, junio y lo que va de julio.

La riqueza de nuestro país en regiones, climas, idiosincrasia, orígenes y cultura es lo que hace tan rica, pluriétnica o cosmopolita nuestra nación, donde ellos por el encierro y los problemas del desempleo, crisis económica y sanitaria, están viendo y viviendo como ha sido consumida la vida de algún familiar o gente cercana por este maldito virus.

Estamos listos los adultos mayores y los chavo-rucos para entender qué va a ser de ellos en el futuro, si se escuchan los peores augurios para fines de este 2020, todas las fábulas, películas y desencantos que han tenido en su corta vida, ahora son una realidad, ellos están sufriendo y de verdad en serio.

La Confederación Nacional de Profesionistas y Jóvenes de México (Conapro), realizó un estudio donde expone como siguen siendo vulnerables los niños y adolescentes por el encierro provocado a causa del coronavirus y han visto emerger lo más horrendo en sus padres y de la sociedad misma en casi pocos cinco meses.

La Confederación reveló que ellos están siendo sometidos a violencia física, sexual o psicológica, traumatismo, discapacidad e incluso algunos de ellos la muerte, los casos están ahí.

Conapro identificó la existencia de 17,000 casos documentados de violencia intrafamiliar dirigida principalmente a niños y adolescentes en los estados de Baja California Sur, Guanajuato, Aguascalientes, Michoacán, estado de México, Jalisco, Querétaro, Quintana Roo y Sinaloa.

Por qué nada más esas nueve entidades. Las razones de la Confederación es que ahí, se registraron hasta el momento el mayor número de carpetas de investigación donde aparecieron los rasgos de “aumento de comportamiento dañino en línea, el ciberacoso, conductas de riesgo y explotación sexual’’.

Debemos de salir como chivos en cristalería o reflexionar que estamos haciendo para que ellos pueden elegir el mejor camino, porque serán las células que habrán de componer esta sociedad que la hemos estado pudriendo y convertido en un pus hediondo que supura rencor, odio y violencia, aunque algunos dirán que así ocurre en todo el mundo.

COMMODATO



Que gana el presidente López Obrador en encender más los ánimos al reprochar a una reportera extranjera que le haya cuestionado sobre la violencia de género y feminicidios que ocurren en nuestro país y seguir con la perorata que fue “un problema heredado’’. Si sigue así pues mejor que no responda nada pues.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).