Y así fue una noche fabulosa..

Ciudad de México.- Miles y miles de capitalinos llegaron al remodelado Foro Sol para ver, tras dos años de ausencia en suelo mexicano, a los Fabulosos Cadillacs quienes estaban por ofrecer un concierto vigoroso donde no fue necesaria la interacción constante entre Vicentico y el público. La música lo fue en la celebración de los 30 años.
La cita era en punto de las 19:30 horas en el lugar donde, hacia dos semanas, estuvo el espectáculo que fue el regreso de la Fórmula 1 en México. Menos áreas verdes y una carpeta asfáltica que se envidia en las calles principales de la Ciudad de México.

"¿Quiere lugar?, le sale en 300 joven", "Güerita, ésta te queda",  "Para el acceso al Foro es por el segundo puente"., eran los gritos de los vendedores y el paso de los asistentes que encontraron un recinto renovado donde el ingreso fue lento. Hay más orden.
Los teloneros de esta celebración fueron, La Vida Bohème  dando paso a Tokyo Ska Paradise Orchestra estos últimos no llamaron mucho la atención de quienes estaban ya en el foro.

Corrían las 21:30 horas, los asistentes seguían acomodándose en sus lugares, los vendedores gritaban, gente iba y venía; al unísono "Oo- uo- uo Fabulosos" eran aclamados.
Apagaron las luces, 21:40 horas, "El genio del club comenzó a escucharse en el recinto, entre gritos, aplausos y una lluvia de cerveza dio comienzo el concierto.

Las canciones más coreadas fueron "El Satánico Dr Cadillac", "Siguiendo la Luna", "Calaveras y Diablitos" así como "Vasos Vacios"; al entonar "Vos sabes", aquella canción que habla del amor que le tiene un padre a su hijo subieron los primogénitos de Flavio y Vicentico para tocar junto a sus padres.
Sesenta mil voces se unieron para hacer del concierto una gran celebración, Vicentico pidió silencio y así dio gracias al publico asistente por tanto cariño. Fue quizá el único momento en que interactuó con la audiencia que bailó y gritó, ahora, sobre cemento y ya no sobre la alfombra tradicional que cubría el pasto.

"Yo no me sentaría en tu mesa"  fue la última canción que se escuchó pasadas las 23:00 horas. Vasos volaban, muchos lloraban otros tantos gritaban eufóricos por el final del concierto, con una reverencia hacia el auditorio fue como el grupo veterano del "rock-ska" se despidió de su auditorio.

El Foro Sol, ahora más pequeño, se fue quedando vacío no sin antes los problemas a la salida como es la aglomeración en los puentes peatonales hacia Churubusco. Eso sí no resolvió la Fórmula 1 en este espacio.