Violencia, pobreza y migración temas de la agenda del Papa con México

Ciudad de México.- El papa Francisco ve un México con violencia, desigualdad  y corrupción, le preocupa el fenómeno migratorio y la libertad religiosa, estos serán los temas que el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín, trae en la agenda para dialogar con el presidente Andrés Manuel López Obrador en su próxima reunión del 21 de junio.

El secretario de Estado, Pietro Parolín, es conocedor de la relación Iglesia-Estado, durante su estancia en México del 1989-1992, se gestó el reconocimiento jurídico de las asociaciones religiosas en nuestro país, por lo que será importante el resultado de la reunión con un Presidente que maneja un discurso que privilegia a los pobres como el Papa, pero no será fácil de convencer sólo con las palabras porque en el pasado como nuncio apostólico en Venezuela trató con Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

La migración es un tema primordial en la agenda de Parolín, en 2014 en su participación en el Coloquio Internacional México-Santa Sede,   organizado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, lo dejó claro: “el fenómeno de la migración no puede ser resuelto únicamente con medidas legislativas o adoptando políticas públicas, por buenas que sean, y mucho menos únicamente con las fuerzas de seguridad y del orden. La solución del problema migratorio pasa por una conversión cultural y social en profundidad que permita pasar de la cultura de la cerrazón a una cultura de la acogida y del encuentro”.

Con el encuentro de los próximos días se limaran los asperezas de los desencuentros del actual gobierno con Jorge Bergoglio, el 25 de marzo del 2019, cuando López Obrador le solicitó al Rey de España y al Papa pidieran perdón “a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce derechos humanos, matanzas, en la llamada Conquista, que se hicieron con la espada y con la cruz”.

El 10 de octubre del 2020 se dio a conocer que Beatriz Gutiérrez Müeller, esposa del Presidente, entregó una carta al Papa para solicitar la devolución temporal de varios manuscritos indígenas antiguos que se encuentran en la Biblioteca del Vaticano antes del 500 aniversario de la conquista.

La respuesta a esa petición fue del nuncio apostólico Franco Coppola, el 25 de octubre. Las obras en préstamo no podrán ser concedidas. El Papa ya le contestó al Presidente. Le escribió una carta reconociendo "la falla histórica en este encuentro de culturas, de razas, de personas, de pueblos”.

También el Vaticano ve con preocupación la lejanía de la jerarquía católica con el presidente López Obrador, en los tres años que lleva de su gobierno en sólo una ocasión se ha reunido con la cúpula de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el 17 de junio del 2019.

Durante su gestión ha mantenido como interlocutor con la Iglesia Católica al sacerdote Alejandro Solalinde considerado como un rebelde y sin poder de gestión con los obispos.

Mientras se mantiene alejado del Episcopado Mexicano, López Obrador ha estrechado la relación con el nuncio apostólico Franco Coppola con quien desayuna una vez al mes en Palacio Nacional. Y hasta en su visita a la comunidad de Aguililla, Michoacán, le solicitaron ser su mediador ante el Presidente. 

La violencia será otro de los temas a tratar, tan sólo el pasado 11 de junio se reportó la muerte del sacerdote franciscano Juan Antonio Orozco Alvarado en los límites de Durango y Zacatecas víctima de fuego cruzado entre dos bandas del crimen organizado.

Para la investigadora Mónica Uribe, la relación con la Santa Sede está en stand bye por eso es oportuna la visita de Pietro Parolín para reactivarla.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.